Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

TecnoHotel | S�bado 25 de Mayo, 2019

Subir arriba

Arriba

Sin Comentarios

Google Maps en vacaciones: ¿ayuda en tiempo real o cesión gratuita de datos?

Google Maps en vacaciones: ¿ayuda en tiempo real o cesión gratuita de datos?

La industria del turismo también está a la última en lo que a la tecnología se refiere, y es que cada vez son más los usuarios que utilizan la red de redes, tanto para reservar como para organizar casi por completo sus viajes. Ahora bien, ¿es lo mismo utilizar los servicios de una aplicación o web de pago, que una gratuita como la archiconocida Google Maps?

Google Maps: el ojo que todo lo ve

Lentamente no hay calle que se le resista ni en los lugares más remotos e inexplorados. Google Maps ha conseguido mapear el mundo con un detalle tan puntilloso que no deja indiferente a nadie. Este buscador ha hecho que ya no tengamos ni que molestar a los transeúntes porque a golpe de clic podemos llegar desde nuestro punto de partida al destino requerido.

La simbiosis entre estas aplicaciones y nuestra comunicación con ellas es tal, que muchos de nosotros no sabríamos y tal vez tampoco querríamos utilizar un mapa como los de antaño. Atrás han quedado los días en los que las vacaciones se planeaban con una guía como las de Repsol, en muchos casos hasta heredada de padres a hijos, para calcular los tiempos y los lugares a los que nos queríamos dirigir. Ahora bien, estas guías en papel siguen teniendo su nicho de mercado, eso sí, aunque renovadas porque si no habrían caído muchas de ellas en el más absoluto olvido. No obstante, para esas utilizar guías hay que entender de coordenadas, leer la letra pequeña sobre sí las autopistas son de pago o gratuitas, o en su caso, ver las carreteras secundarias si se prefiere conducir al margen de las grandes autopistas.

Ahora, en la era del algoritmo, una ecuación matemática perfecta nos hace todo este trabajo en segundos, ya que, si tarda algo más, el usuario podría ponerse nervioso. Bien, cuando nos decantamos por usar este servidor de aplicaciones de mapas online, (aunque disponga también de ciertos mapas offline) implica que le estamos cediendo a terceros conocer cada uno de los pasos que guían nuestras vacaciones. Algo impensable con aquellos mapas que si algo nos garantizaban con seguridad era el anonimato más profundo. Casi como desaparecer literalmente del mapa.

google maps

Alternativas a Google Maps desde el escándalo de Cambridge Analítica

Tras el escándalo de Cambridge Analítica, algunos usuarios se decantaron por cerrar sus cuentas de Facebook, mientras que otros pasaron a replantearse su privacidad en la red de redes para incluso cambiarse a otras. No obstante, como comentamos hace unos pocos meses en este post, el propio Mark Zuckerberg en ningún momento negó que Facebook se dedicase a recopilar datos sobre sus usuarios.  Y es que las reglas de cómo funciona Internet y Google, su motor de búsqueda por excelencia, parecen ir quedando bastante claras, y en algunos puntos funciona como el propio Facebook.

Parece que todo aquel producto que sea gratis, hablamos por ejemplo de páginas web para buscar los mejores apartamentos como booking.com; u otras para encontrar los mejores restaurantes en una ciudad que visitamos por primera vez en páginas como Yelp; e incluso una consulta del tiempo en plataformas como AccuWeather. Todas estas consultas se quedan registradas, y es información que de manera voluntaria ofrecemos a las empresas para que ellas a su vez la utilicen para diseñar sus productos y fijar un “público objetivo” más realista.

Lo que se da entonces es un fenómeno de retroalimentación, en el que el propio usuario se convierte por sí mismo en un producto en potencia para las empresas, por los rastros que deja en cada consulta web que realiza. Incluso, el propio Google Maps ofrece hasta una especie de “opciones participativas”, que consisten en subir fotos gratuitas de eventos y lugares en los que estamos.

En definitiva, cuando consumimos aplicaciones o webs gratuitas, nosotros somos el producto y no hay mejor regla en esta era digital que ser conscientes de este hecho. Si realmente no queremos que Google sepa cuáles serán los movimientos que haremos en nuestro próximo viaje, tal vez podamos utilizar estas alternativas a Google Maps, que son menos conocidas por no ser tan intuitivas y accesibles. Sin embargo, la pregunta del millón es, ¿cómo sabiendo que estamos cediendo nuestros datos a empresas que no sabemos cómo los utilizarán en un futuro lo seguimos haciendo? Puede que las fronteras entre lo que era eso de lo público y lo privado estén en peligro de extinción, y solo el tiempo permitirá ver quién ganará la batalla de un Show cuanto menos a lo Truman.

Imágenes: Shutterstock.com

Etiquetas

Uso de cookies

Ediciones Peldaño, en cumplimiento del Reglamento (UE) 2016/679 General de Protección de Datos, le informa del uso en este sitio web de cookies propias y de terceros para mejorar nuestros, la experiencia del usuario, los servicios prestado y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que rechaza el uso de cookies, pudiendo producirse errores de navegación o problemas de visualización de determinados contenidos. Para más información, consulte previamente nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies