Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

TecnoHotel | S�bado 24 de Agosto, 2019

Subir arriba

Arriba

Un comentario

«A nivel tecnológico no existe el fracaso, solo el aprendizaje»

«A nivel tecnológico no existe el fracaso, solo el aprendizaje»

Amuda Goueli nació en Nubia, la región situada en la parte africana de Egipto, al sur del país y al norte de Sudán. Su infancia no fue fácil. Fue el menor de cinco hermanos. Su padre siempre quiso que sus hijos estudiaran y lo mandó a El Cairo. Allí se refugió en los libros y en sacar cuantos más títulos mejor.

Decidió aprender español como pasatiempo, mientras trabajaba en una librería. Su espíritu aventurero le trajo a España, primero para mejorar el idioma; después, para quedarse. Era el año 2000. Estudió Marketing y sobrevivió como pudo. Pronto conoció a Ian Webber, su socio en Destinia. Empezaron a programar cuando casi nadie lo hacía y montaron, entre otras páginas, una guía de hoteles. Por amor al arte.

Y funcionó. De ahí surgió en 2001 Destinia, convertida hoy en la tercera agencia online en España, con más de 57 millones de usuarios únicos, presente en más de 35 países y con una facturación superior a los 150 millones de euros según los datos de este año. «No buscamos nada. El éxito de esa web trajo el negocio a nosotros», bromea Amuda.

Aquel ‘inesperado’ negocio mutó hasta convertirse en una de las primeras agencias de viaje online. «Más tarde, evolucionamos a empresa tecnológica al servicio del turismo», añade.

—Partiendo de ahí, ¿qué clase de soluciones ofrece Destinia al turismo?

—Estamos enfocados al cliente final, pero no es fácil, porque al cliente final hay que darle las cosas bien hechas. Si no, con un click, te abandona. Nuestra experiencia con el cliente nos ha dado un know how tremendo que ahora adoptamos para el B2B con agencias y hoteles. Todo lo que hemos aprendido sirve para ahorrar tiempo a la cadena y convertirla en algo más que un sitio donde vender habitaciones. Empaquetamos sus hoteles a través de TOR, ofrecemos vuelos, un transfer hacia su hotel, alquiler de coche… y todo en su página web. Con TOR Travel pretendemos ayudar a pequeños y grandes hoteles a nivel tecnológico. Ese es nuestro enfoque a corto y largo plazo.

—Con este enfoque, ¿cree que el negocio de las OTAs terminará por desaparecer?
­

—No, nada desaparece. El ejemplo son las agencias de viaje en la calle. Van a tener que transformarse o van a lanzar otra línea de negocio, pero no van a desaparecer.

—Destinia se identifica por ser una empresa arriesgada en cuanto a tecnología. En todos estos años, ¿qué apuestas consideraría como un éxito y cuáles como un fracaso?
­

—A nivel tecnológico no existe el fracaso. Solo el aprendizaje. A lo mejor, el mismo desarrollo puede no funcionar al principio, pero después servir para otra cosa en el futuro. Por tanto, descarto la palabra fracaso. Entre nuestros éxitos, destaco el uso del bitcoin. Fuimos pioneros en instalarlo en las pasarelas de pago para vender hoteles y billetes de avión. Y esto nos acercó a un público imposible de llegar de otra manera. Hicimos una pequeña campaña de marketing, pero no fue necesario. Los propios usuarios de bitcoin difunden que permitimos el pago con esa moneda en sus foros. Una campaña de marketing indirecto que nos hizo llegar muy lejos y sin costes, porque en el pago con bitcoin no hay comisiones.

—A nivel de marketing, Destinia funciona muy bien. ¿Cuál es su estrategia?
­

—La mejor estrategia es pagar lo mínimo posible. Cuanto menos se paga, mejor resulta el marketing. No es cuestión de gastar, todo el mundo puede gastar. Lo inteligente es gastar lo mínimo y llegar muy lejos. Nuestra estrategia es de guerrilla, innovadora, ver lo que el resto no ve, llegar donde el resto no llega.

—¿Qué le diría al hotelero para que apueste por una tecnología y no por otra? ¿Es mejor esperar a que lo prueben otros? ¿O debe ser el primero?

­—Hay que ser el primero, pues si hay errores, siempre tienes tiempo de corregirlos. Hay que apostar por la tecnología cuando aparece, porque siempre es más barata. Cuanto más tardes en adquirirla, más cara sale. Lo primero que hace todo ser humano es rechazar lo desconocido porque da miedo. Hay gente que no quiere usar Windows 10 porque el que tiene instalado no le da problemas. Aunque la nueva versión le aporte más ventajas y funcionalidades. Un hotel pequeño tiene que arriesgar para llegar a más clientes. A lo mejor estoy en dos canales de distribución y me va bien. Pero quizá no llego al mercado asiático y es un cliente potencial. Por eso, a la larga, siempre es mejor no depender solo de un par de canales.

—En el anterior Desayuno TecnoHotel, dedicado a la automatización, anunció que su sueño es matar al buscador. ¿Está trabajando en ello?
­

—A nivel personal, mi sueño siempre ha sido acabar con el buscador. Tiene que renovarse, pues se quedó atascado tras tanto tiempo de uso. Pero matarlo es difícil, aunque cada vez nos está llegando más tráfico desde dispositivos móviles. Esa migración hacia el móvil nos ayuda a matar al buscador. Para ello, estamos desarrollando un chatbot, aunque todavía está en fase 1. El camino es muy largo, porque no solo depende de nosotros, sino también del uso que le den los usuarios, de que sea popular. Además, hay que corregir el algoritmo, aplicar big data y llegar a la inteligencia artificial para que sea la máquina quien tome la decisión. Hemos dado el primer paso, pero todavía queda mucho camino por recorrer.

—¿Qué aportará este chatbot?

—Por ejemplo, podrá permitir la reserva a través de Messenger, Telegram o WhatsApp. Pero para hacerlo bien el bot tiene que saber a quién está dando la respuesta. Si la consulta se realiza por Messenger, es más fácil, pues gracias a Facebook sabemos cómo se llama el usuario, quiénes son sus amigos, qué le gusta… No tengo que esperar a que el cliente me pregunte, sino que tengo que saber lo que quiere antes de que haga la consulta. Tengo que saber si quiere viajar a Roma, qué fechas tiene disponibles y con qué presupuesto cuenta. Y a raíz de ahí hacerle una oferta que no pueda rechazar, para no marearlo. Cuantas menos preguntas tenga que responder, mejor. Así que, las posibilidades van a ser infinitas.

Comentarios

  1. MoHa

    «A lo mejor, el mismo desarrollo puede no funcionar al principio, pero después servir para otra cosa en el futuro» -> muy cierto!!

Uso de cookies

Ediciones Peldaño, en cumplimiento del Reglamento (UE) 2016/679 General de Protección de Datos, le informa del uso en este sitio web de cookies propias y de terceros para mejorar nuestros, la experiencia del usuario, los servicios prestado y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que rechaza el uso de cookies, pudiendo producirse errores de navegación o problemas de visualización de determinados contenidos. Para más información, consulte previamente nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies