Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

TecnoHotel | Jueves 23 de Marzo, 2017

Subir arriba

Arriba

Sin Comentarios

Estos son los medios de pago utilizados por los viajeros españoles en 2015

Estos son los medios de pago utilizados por los viajeros españoles en 2015

En una nueva oleada de su Barómetro Turístico, Brain Trust ha dado a conocer los detalles de cómo los viajeros españoles han pagado sus viajes de ocio el año pasado y analiza las razones del uso de las distintas fórmulas alternativas, aprovechando las condiciones de las mismas, o incluso los seguros que cada método ofrece.

“Los viajeros españoles utilizan distintos medios de pago en función de diversos factores como tasa de empleo, origen, edad, capacidad adquisitiva, o incluso de las ventajas adicionales que cada medio de pago pueda ofrecer, como son los seguros de viaje o los puntos de los programas de fidelización. Estos datos permiten a los proveedores turísticos conocer mejor las costumbres de sus clientes y utilizar dicha información dentro del análisis del Big Data, para poner en el mercado ofertas, productos y servicios completamente personalizados”, comenta Ángel García Butragueño, responsable de la División de Turismo y Ocio de Brain Trust.

Las tarjetas se utilizan para la gran mayoría de los viajes

Las tarjetas son utilizadas mayoritariamente por los viajeros españoles, en un 73 por ciento, siendo las tarjetas de crédito usadas por un 42 por ciento y las de débito por un 31 por ciento, dejando aún un 27 por ciento para el pago en efectivo. El Barómetro Turístico Brain Trust muestra también que los préstamos personales o los aplazamientos en el pago no son hábitos frecuentes de los viajeros españoles para financiar sus actividades de ocio.

El análisis del pago por franjas sociales revela que la clase social influye de forma determinante, siendo la capa alta de la sociedad española la que más frecuentemente utiliza la tarjeta de crédito, con un 64 por ciento, frente a un 32 por ciento de las clases sociales de menor nivel adquisitivo. El uso del dinero en efectivo destaca en las franjas de menores ingresos, con un 34 por ciento, frente a un 13 por ciento en la parte de la sociedad española que genera mayores ingresos.

Así se puede afirmar que las personas con los salarios más bajos tratan de gastar en viajes en base a su nivel de renta y/o liquidez disponible, sin financiarse con métodos alternativos, mientras que las clases altas derrumban el mito de que utilizan dinero en efectivo para sufragar sus gastos de viaje.

Hábitos de pago por regiones

Por regiones cabe destacar diferencias significativas que podrían catalogar a las zonas según su cultura más o menos conservadora, o incluso según su nivel de empleo. Así los naturales del País Vasco, región con un bajo nivel de paro, utilizan la tarjeta de crédito en un 50 por ciento, frente a un 17 por ciento que paga en efectivo; por el contrario en Andalucía, región con un alto nivel de desempleo gana el dinero en efectivo con un 34 por ciento, demostrando una vez más que, a mayor nivel de empleo y por tanto de ingresos, la tarjeta gana, frente a otras zonas con una mayor tasa de paro, donde se impone el pago de los viajes en efectivo.

Hábitos de pago por edades

La misma tendencia se desprende del análisis por edades. Los jóvenes, que por regla general tienen mayor dificultad para incorporarse al mercado laboral, se decantan por el pago en efectivo en un 36 por ciento, mientras que los viajeros “senior” sólo lo hacen en un 26 por ciento.

Se puede pues concluir que el uso del dinero en efectivo para pagar los viajes, al contrario de lo que se ha venido pensando hasta ahora, no es utilizado por las clases con mayor poder adquisitivo, sino por el estrato social menos favorecido.

Las tarjetas y los seguros de viaje

El Barómetro revela también que los seguros que ofrecen las tarjetas de crédito son un motivo importante para el uso de las mismas. Un 51 por ciento de los españoles aún viaja sin seguro en sus desplazamientos de ocio, frente al 19 por ciento que lo hace con el seguro que ofrecen las entidades financieras proveedoras de las tarjetas. Asimismo, un 10 por ciento viaja con el seguro de viaje incluido en su póliza privada de salud, y un 18 por ciento lo contrata bien a nivel individual o a través de su agencia de viajes.

El estudio señala además que los seguros contratados por los viajeros no suelen ser para cubrir prestaciones habituales de asistencia sanitaria (22 por ciento), ni cobertura por accidentes (15 por ciento), sino para eventuales problemas que parecen provocar un mayor quebradero de cabeza a los viajeros como la cancelación (31 por ciento) o la pérdida de vuelos o maletas (26 por ciento).

Imágenes: Shutterstock

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR