Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

TecnoHotel | Miercoles 18 de Enero, 2017

Subir arriba

Arriba

Sin Comentarios

¿Conectas con los sentimientos de tu equipo?

¿Conectas con los sentimientos de tu equipo?
Vicente Romero, presidente CIDH

¿Qué sucede cuando en nuestro trabajo caemos en la rutina diaria? Tanto las personas como las empresas tienen vida propia. Por consiguiente, si una persona no renueva su ilusión, no se marca nuevos objetivos, nuevos proyectos y nuevas metas en su vida, puede caer en una desidia personal que repercuta en su vida diaria, en su futuro y en su calidad de vida.

Esto es válido tanto para un directivo como para todo tipo de trabajadores. Si cada cierto tiempo cambiamos el orden de nuestras costumbres favorecemos nuestro ego y nuestro bienestar. Hagan la prueba: cambien algo en su vida, el camino hacia su trabajo, el orden de sus labores, la forma de dirigirse a sus compañeros y empleados, el orden de su mesa, su peinado, su forma de vestir, etc.

Infinidad de  pequeños detalles que podemos cambiar sin que afecte a nuestra economía y que, por contrapartida, nos hacen ver las cosas desde otro prisma más positivo. Es evidente que, si conectas con los sentimientos de tu equipo, logras que tu empresa funcione.

Estas reglas de cambios favorecen y fortalecen las relaciones. Es más, es aconsejable y conveniente aplicar las mismas técnicas a la empresa, Evidentemente, hay cosas que no se pueden cambiar, pero en un hotel hay muchas que sí. Yo le pediría al director de un hotel que, en los momentos de poco trabajo, se dé una vuelta por sus instalaciones, pero no de la forma que lo hace diariamente. Que primero se aplique estos cambios a nivel personal y después, desde esta perspectiva, intente aplicarlos a sus instalaciones y a sus colaboradores. No hace falta presupuestos ni dinero para poner en marcha este tipo de ejercicio, sencillamente pregúntese; ¿qué puedo cambiar esta semana? Estamos tan inmersos en las rutinas diarias que no nos damos cuenta de que, con pequeños cambios, mejora todo. 

Pongo un ejemplo: existen restaurantes que llevan años montado las mesas del mismo modo, y poniendo la servilleta de la misma forma, ¿cuesta dinero cambiar la forma de doblarlas? Esto es lo más simple pero hay infinidad de detalles en todos los departamentos del hotel, simplemente se necesita un poco de imaginación y ganas de hacer algo distinto, la voluntad para mejorar en lo personal y en lo colectivo es primordial. 

Imágenes: Shutterstock

Vicente Romero, presidente CIDH

Vicente Romero, presidente CIDH

Presidente del CIDH Circulo Internacional de Directores de Hotel

http://www.cidh.es/

Publicidad

Publicidad

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR