Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

TecnoHotel | Martes 12 de Diciembre, 2017

Subir arriba

Arriba

Sin Comentarios

Descubre cómo financiar tus vacaciones de verano

Descubre cómo financiar tus vacaciones de verano
Redacción TH

Llega el verano y en la mente de la gente lo único que se puede encontrar son pensamientos referentes a tardes de playa, piscina, chiringuitos, tintos de verano y cervecitas frescas.

Llega el verano y la felicidad de las personas se acrecienta hasta límites insospechados, esperando esos días libres en los que disfrutar de las tan mitificadas vacaciones.

Sin embargo, no es fácil estructurar una temporada de asueto acorde a lo que queremos, puesto que en estas fechas nos solemos encontrar con multitud de limitaciones que, mirando el calendario, en otras épocas no tenemos. Limitaciones relacionadas tanto con el precio de los alojamientos en esta época del año como con su disponibilidad, muy restringida en caso de no haber reservado con la antelación suficiente.

Es decir, sobre todo durante los meses de julio y agosto, es difícil unir las tres palabras que los españoles más ansiamos conjugar cuando de realizar un dispendio se trata: bueno, bonito y barato. Y como estos dos suelen ser los meses en los que nos podemos ausentar del trabajo con una mayor libertad -al existir, habitualmente, una carga de tareas inferior a la que soportamos durante el resto del año-, es muy complicado encontrar un buen alojamiento en un sitio bonito y con un precio ajustado.

Los sueldos mileuristas, que nos impiden llegar holgadamente a final de mes, nos obligan a ajustarnos a presupuestos en los que el derroche no tiene cabida. Ahorrar durante todo el año para poder disfrutar de nuestros quince días de vacaciones en Benidorm, tras 12 agotadores meses en los que no hemos podido escaparnos más que un par de puentes, suele ser un concepto intrínseco a la cultura típica española. Nuestra “política” de vida, en la que intentamos integrar nuestra tradición de ocio con la laboral, diferente a la idiosincrasia europea, mucho más alineada con el trabajo como puntal del desarrollo vital. Estos valores nos empujan a buscar, por todas las vías a nuestro alcance, la financiación necesaria para disfrutar de lo que creemos habernos ganado con el sudor de nuestra frente. Pero, ¿cómo paga el español sus vacaciones de verano?

1) Ahorrando durante todo el año: Ésta ha sido tradicionalmente la forma de conseguir el dinero que luego gastaremos en las vacaciones de verano. El español de clase media dejaba durante unos meses un remanente mensual que utilizaba durante la época estival en los chiringuitos de Torremolinos, Gandía o Marbella. Para las nuevas generaciones, lo de ahorrar para pagarse unas vacaciones de dos semanas se ha convertido en una quimera, tanto por los sueldos cada vez más reducidos como por la imposibilidad de ausentarse durante periodos tan largos del puesto de trabajo.

2) Utilizar la paga de verano para su fin real: Un mito para la mayoría de los españoles que viven dentro de nuestras fronteras. Con una empresa privada en la que las pagas extraordinarias van de la mano del término prorrateo y un sector público en el que estas se han recortado de manera drástica, cada vez son menos los trabajadores que pueden tirar de ellas para costearse sus vacaciones. Por ello, este sistema de financiación va a la baja, a la vez que se consolida la tendencia a recurrir a otros flujos de dinero alternativos para pagar las cuentas del periodo vacacional.

shutterstock_254727559

Financiación externa, financiación 2.0

La limitación de la capacidad económica de la mayoría de los trabajadores de nuestro país ha hecho que muchos no puedan permitirse pagar por adelantado las vacaciones de verano. Por ello, y en consonancia con la evolución de la nueva sociedad 2.0, han surgido multitud de empresas que ofrecen microcréditos a través de internet, a los que se puede acudir en caso de necesitar liquidez para acometer los gastos relacionados con el periodo vacacional.

El proceso de solicitud de este tipo de préstamos es sencillo y nos permitirá solventar cualquier necesidad económica en apenas un cuarto de hora.

Tomando como ejemplo a una de las empresas de microcréditos de referencia en nuestro país y en Europa, Zaimo, vamos a analizar cómo sería el proceso de solicitud de un préstamo rápido.

Antes de rellenar el formulario de petición, debemos asegurarnos de cumplir una serie de requisitos para acceder a dicha financiación:

  • Ser mayor de edad.
  • Disponer de un número de teléfono y de una cuenta bancaria en una entidad que opere en nuestro país.
  • Demostrar que se es solvente y que se está capacitado legalmente para pedir el dinero.

En caso de figurar en una lista de morosos como Asnef, podremos acceder a créditos como los que ofrece Zaimo siempre y cuando no superemos los 1.000€ de cuantía impagada y la deuda no esté vinculada a una entidad bancaria.

Zaimo permite solicitar un máximo de 5.000 euros que se pueden devolver en hasta 48 cuotas mensuales. Una solución suficiente si lo que pretendemos es financiar nuestras vacaciones con las ayudas 2.0 que nos ofrece la red hoy en día. Además, mucho más sencilla y cómoda que acudir a nuestra entidad financiera de confianza para pedir un crédito.

Paso 1-. Entraremos en la página web de la compañía y seleccionaremos el importe total que deseamos obtener.

Paso 2-. Completaremos un formulario en el que se nos piden los datos personales y profesionales, así como bancarios. También apuntaremos brevemente por qué queremos el microcrédito.

Paso 3-. Una vez cumplimentado el formulario, Zaimo nos enviará un correo electrónico con las condiciones del préstamo, así como las cuotas e intereses aplicables en caso de que nuestra petición de crédito sea aprobada.

Paso 4-. Recibido dicho email, ya únicamente nos quedará aceptar la hoja de condiciones para que, en doce minutos, según promete dicha empresa de microcréditos, el dinero llegue a nuestra cuenta corriente y podamos disfrutar de las vacaciones soñadas en las playas de Punta Cana o de un fin de semana en la serranía de Córdoba.

En definitiva, con la multitud de alternativas que existen en la actualidad al alcance de nuestra mano para costear nuestras vacaciones, resultaría una verdadera pena que no las aprovecháramos como la ocasión se merece.

Sin embargo, y como hemos comentado antes, no debemos olvidar el punto más importante a la hora de reservar unas vacaciones sigue siendo la planificación previa, que nos permitirá reunir unos ahorros imprescindibles para que la vuelta al trabajo no sea muy dura económicamente hablando. Y es que a veces “la cuesta” de septiembre puede llegar a ser más dura, incluso, que la de enero.

Imágenes: Shutterstock

Redacción TH

Redacción TH

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies