Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

TecnoHotel | Miercoles 13 de Diciembre, 2017

Subir arriba

Arriba

Sin Comentarios

La felicidad de los clientes en los hoteles

La felicidad de los clientes en los hoteles
Vicente Romero, presidente CIDH

Nunca se habla de la felicidad que reciben los clientes en los hoteles, cuando en realidad los hoteles deben ser, en gran parte, fábricas de felicidad. No todo es negocio.

Hoteles que reciben a clientes que buscan un nido de amor para su primera experiencia; para los qué quieren recuperar el tiempo perdido, para los matrimonios que intentan salir de la rutina diaria y se van al hotel de la ciudad más cercana.

Y es que los hoteles tienen vida propia, ¡son historia y cómplices de tantas cosas! Lugares elegidos para cerrar contratos, y tantas cosas más… muchas de ellas son de novela. ¿Cuántas parejas eligen en el día de su cumpleaños, aniversario u otra fecha señalada celebrarlo en un hotel? ¿Qué gobernanta de un hotel no tiene historias de complicidad con clientes como, por ejemplo, haber tenido que localizar unas flores para un cliente que en el último momento quiere sorprender a su pareja? ¿Qué maître no es cómplice de haber recomendado un buen vino para ese matrimonio o pareja que quiere darse una segunda oportunidad, o simplemente tener una noche de intimidad descansando de las rutinas diarias? Las personas que trabajamos en hoteles somos cómplices de muchas satisfacciones de felicidad, con pequeños detalles que muchos clientes buscan.

Recuerdo un matrimonio de avanzada edad que me hizo una reserva para un fin de semana y en un momento que el él se quedó separado de ella, me dijo: “Mire, yo a mi edad ya vengo al hotel con mi mujer pero ¡no se vaya usted a pensar! Ya, nada de nada, pero entre usted y yo, nos fugamos de casa para descansar el fin de semana porque a nuestra edad todos los fines de semana tenemos que quedarnos a cuidar los nietos, y la verdad queremos descansar”. Mis queridos clientes estuvieron repitiendo experiencia cada dos semanas durante mucho tiempo. Después de transcurridos unos meses, el mismo cliente me dice: “señor director, mire, ¡pues sí que sí y yo que pensaba que ya nada de nada!

Esto es turismo amigos, esto es Hostelería, Esto significa para mí y supongo que para muchos de vosotros nuestros momentos de satisfacción. Mantengamos viva esta llama en nuestros clientes, hagamos que se sientan felices que se encuentren en nuestros hoteles. Podemos darle entre todos la felicidad que no encuentran en ocasiones en sus propios hogares.

En mis inicios en turismo escuché en una ocasión a un superior que decía: “de alguna manera los que trabajamos en hostelería debemos tener algo de samaritanos”, y con el paso del tiempo veo que es verdad, cuanto más conseguimos que se lo pasen mejor nuestros clientes en nuestras instalaciones, mayor es la satisfacción que sentimos los profesionales.

Imagen Recepción vía Shutterstock

Vicente Romero, presidente CIDH

Vicente Romero, presidente CIDH

Presidente del CIDH
Circulo Internacional de Directores de Hotel

http://www.cidh.es/

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies