alquiler restaurantes gasto en vacaciones

Los hosteleros se enfrentan ahora a un problema añadido al de la crisis del coronavirus y el obligado cierre de sus establecimientos: el pago del alquiler de los edificios y los locales. Por eso, Hostelería de España apela a las partes implicadas a encontrar una solución en el pago de las rentas cuanto antes.

Desde la patronal se insta al Gobierno y a los arrendadores a alcanzar medidas como las que se están produciendo en Francia, Italia, Alemania, Qatar o Canadá, entre otros, solicitando a la Administración central a tomar decisiones en este sentido.

El sector hostelero español es uno de los sectores más afectados por la paralización de la actividad y demanda medidas urgentes que inyecten liquidez de forma rápida y sencilla al colectivo de pequeñas empresas, micropymes y autónomos que componen el tejido empresarial hostelero del país.

Una medida de especial urgencia

La suspensión de la renta de alquiler es de especial urgencia para un sector de frágil estructura financiera y con lentitud en el acceso a las medidas de apoyo que impulsarán las administraciones.

Desde la patronal afirman que hacen este llamamiento “desde la firme convicción de que el esfuerzo financiero para salvar nuestra hostelería debe recaer en toda la cadena de valor del sector”.

Esta cancelación del pago se solicita que sea efectiva ya en los recibos que se liquiden a finales del mes de marzo y principios del mes abril y afecten a las rentas a devengar desde el 14 de marzo.

Hostelería de España insiste en que “diluir los efectos financieros de la crisis entre todos los agentes implicados en la actividad hostelera es la única manera de asegurar la pervivencia de nuestros establecimientos una vez se recupere la normalidad sanitaria y social en el país”. Además, al verse obligados a cerrar por el Real Decreto 463/2000, esta exoneración de rentas es “por fuerza mayor”. 

Por otro lado, instan a los hosteleros a buscar una solución con sus arrendadores ante este supuesto de exoneración mencionado, con el fin de intentar asegurar la continuidad de los negocios una vez que finalice esta grave crisis sanitaria.