expedia bitcoins optimización de precios revenue management reputación online

Hace una semana, dábamos la primicia de que algunas OTAs, principalmente Booking y Expedia, estaban empezando a cancelar reservas no reembolsables sin avisar al hotelero. En aquel momento, desde Expedia nos aseguraron que nos enviarían un comunicado contándonos el porqué de estas decisiones. Hoy, el gigante tecnológico se ha pronunciado e indican que desde el 21 de marzo han incluido a todos los socios hoteleros en el programa Cancellation Waiver (exención de cancelaciones).

Este programa cubre las reservas pendientes no reembolsables realizadas antes del 19 de marzo para estancias comprendidas entre el 20 de marzo y el 30 de abril de 2020.

“Al convertir estas reservas en reembolsables, los viajeros pueden cancelar a través de la web de Expedia Group, sin necesidad de llamadas. Además, si un viajero llama a Expedia Group para cancelar, el agente puede completar la cancelación sin cargos, sin necesidad de llamar al hotel”, explican desde la agencia.

Cancelación o bono

Además de informar a los hoteleros de esta política, Expedia Group está también explicando a los clientes que tienen reservas pendientes no reembolsables en las fechas mencionadas que si desean cancelar “pueden recibir la devolución del importe de la reserva o un bono, dependiendo de si el socio hotelero ha elegido la opción opt-in (devolución del importe) o opt-out (bono) que ofrece este programa”, añaden.

“No hemos tomado esta decisión a la ligera”, aseguran. Y añaden que deben hacerlo, “no solo por nuestra industria, sino también por los viajeros, y por encima de todo, por nuestros socios”, informan en un comunicado.

“Desde hace días, miles de nuestros socios hoteleros se han sumado a la opción opt-in del programa porque han visto el beneficio de simplificar el proceso de cancelaciones”, informan.

Además, añaden que al igual que los hoteleros, “un gran número de viajeros se está enfrentando a las incertidumbres económicas que se avecinan en los próximos meses”.

Pero aclaran que son conscientes de que las “peticiones continuas de cancelaciones están poniendo una gran presión sobre nuestros socios hoteleros, también creando una gran cantidad de procesos administrativos poco útiles y evitables”.

Finalmente, concluyen que no pueden quedarse al margen y no actuar “cuando podemos ayudar a hacer esta situación más fácil”. Y añaden que es importante “responder a las peticiones de cancelaciones con la mayor rapidez y simplicidad posible para reducir, tanto como podamos, la preocupación de nuestros socios y de nuestros viajeros”.

Imágenes cedidas: Shutterstock.com

1 COMENTARIO