coronavirus brexit

El virus COVID-19 se expande sin control a nivel mundial, pasando factura a los individuos, las familias y las economías a medida que la productividad disminuye y los mercados bursátiles reflejan el aumento de la incertidumbre.

A medida que el brote se extiende a otros países, el número de nuevos casos en China ha disminuido, probablemente debido a las importantes medidas de contención impuestas. Si hacemos una comparación entre pandemias, el síndrome respiratorio agudo grave (SARS) que se activó en noviembre de 2002 en Asia, es un análogo para comprender el alcance de la actual pandemia y cuán importante es la respuesta del sistema sanitario para la contención y la mitigación.

En los seis meses críticos que duró el SARS, se registraron 8.096 infectados y 774 fallecimientos frente a los más de 350.000 infectados y 15.000 fallecidos que el COVID-19 ha supuesto en las últimas semanas.

Probabilidad de escenarios

Para realizar un pronóstico ajustado del posible desarrollo del COVID-19 y su incidencia en la estructura social y económica a nivel global, Oliver Wyman analiza tres escenarios, cuya probabilidad dependerá del desarrollo de los siguientes elementos clave: el número de nuevos casos a medida que China levanta más las restricciones, el crecimiento durante las próximas dos semanas de los casos en Europa será clave, principalmente Italia y España, los signos de estacionalidad del virus y el impacto sobre las mutaciones.

Escenario 1: El brote dura entre 3 – 4 meses

Modelo Teórico

En este escenario, en el que se encuentra España actualmente, las tasas de nuevos casos se disparan con el brote inicial, pero se estabilizan tras unas ocho semanas. Para contener su expansión, se promulgan medidas de contención agresivas dirigidas a contener brotes localizados, frenando así la transmisión.

Además, en China, el país origen, la tasa de nuevos casos de contagio no están aumentando después de que se hayan relajado las cuarentenas y las restricciones al turismo y se hayan reabierto los centros de educación.

Conocimiento adquirido hasta el momento

En la actualidad, las medidas de contención agresivas en China (100 millones bajo cuarentena en febrero de 2020, 59 millones en cuarentena en marzo) han dado resultado y se ha contenido la propagación dentro de las ocho semanas desde la identificación.

La tasa de nuevos casos de contagio en China ha disminuido; sería necesario un cumplimiento de las restricciones similar en el resto del mundo para contener la expansión del COVID-19. Aun así, China no ha vuelto del todo a la normalidad (por ejemplo, las escuelas siguen cerradas con una reapertura escalonada prevista entre marzo-mayo).

Impactos comerciales previstos

El impacto en la cadena de suministro se reflejará en el segundo trimestre en algunos sectores. Por ejemplo, las consecuencias derivadas de la pandemia en el sector industrial serán menores en parte por el stock almacenado antes del Año Nuevo, celebrado en enero.

En la misma línea, las restricciones a los viajes impuestas por las empresas y los gobiernos han provocado en las regiones afectadas una disminución de la demanda de vuelos y los hoteles y han repercutido en la oferta y la demanda del comercio minorista. Los ingresos se vieron mermados tras el brote, pero la rápida recuperación y el resurgimiento de la confianza de los consumidores permitirá las empresas volver a la normalidad uno o dos trimestres más tarde.

Por último, la recuperación global completa se produce, como mínimo, en el cuarto trimestre, dado el patrón de surgimiento de los brotes y la contención; la recuperación es más rápida si el virus resulta ser estacional.

Escenario 2: Entre 6 – 12 meses

Modelo Teórico

Mientras que algunos países se mueven rápidamente para replicar las agresivas medidas de contención, otros no llevan a cabo el total cumplimiento. Estos países con una respuesta más lenta, menos agresiva y/o deficiente, no serán capaces de contener el virus y las tasas de casos continuarán incrementándose más allá de la ventana esperada de 6-8 semanas.

Algunos países que habían impuesto las restricciones desde el inicio, asisten a un aumento de los casos después de levantar las medidas de contención. A pesar del continuo aumento de los casos, la tasa de letalidad disminuye porque surge un factor atenuante (por ejemplo, una mutación viral que afecta a la virulencia, estacionalidad, identificación temprana y mejora del tratamiento). A medida que la tasa de mortalidad disminuye, la sociedad comienza a calmarse.

Conocimiento adquirido hasta el momento:

Es posible que otros países no puedan o no estén dispuestos a organizar la misma respuesta de contención que China (por ejemplo, por la falta de recursos para construir rápidamente hospitales o la falta de infraestructura y capacidad de vigilancia para rastrear y aislar casos de contagio).

El síndrome respiratorio agudo grave (SARS) demostró el desarrollo de mutaciones virales que disminuyen la virulencia y existen pruebas incipientes de que, al menos, de dos cepas de COVID-19, una es menos virulenta que la otra. Mientras que casi 50% de la familia de los coronavirus han demostrado ser estacionales, no hay evidencia directa que indique que el COVID-19 es estacional.

Hay que apuntar que las pruebas agresivas y la documentación de protocolos de tratamiento eficaces han contribuido a reducir drásticamente la tasa de mortalidad infantil en Corea del Sur (0,8% a 12 de marzo de 2020) en comparación con la de otras regiones.

Impactos comerciales previstos

Las industrias vulnerables experimentan una caída continua de la demanda a medida que la confianza de los consumidores se tambalea en el segundo y tercer trimestre. Se centran en tomar medidas para estabilizar los balances y asegurar la liquidez.

En la misma línea, el impacto en la cadena de suministro se produce durante un período de seis meses, tras el cual, podría comenzar a estabilizarse y recuperarse. Aun así, el ritmo de crecimiento se ralentiza en los países afectados; las mayores economías del mundo, y más diversificadas, con menor dependencia del comercio internacional y/o de los ingresos exteriores, demuestran ser más capaces de capear la ralentización del crecimiento.

Escenario 3: + 12 meses

Modelo Teórico

El virus demuestra no ser estacional, o estacional y endémico. Por ello, los países se ven desbordados y son incapaces de contener los brotes. El virus se propaga afectando entre el 20% y el 60% de la población adulta en los próximos 2 años. Las tasas de mortalidad no disminuyen, lo que supone una carga importante o abrumadora para el sistema sanitario y se incrementan, aún más, los fallecimientos. En este contexto, se requiere una vacuna para detener el progreso de la enfermedad.

Conocimiento adquirido hasta el momento:

No existen datos suficientes para apoyar este escenario hasta el momento. Oliver Wyman pronostica el desarrollo, un año después, de múltiples vacunas. Al menos que el “pico” de casos en una región se pueda suavizar durante un período de tiempo más largo, los sistemas sanitarios se ven sobrecargados y no pueden satisfacer adecuadamente todas las necesidades de los pacientes, por lo que se incrementa la transmisión y la mortalidad.

Impactos comerciales previstos

Las caídas en la demanda hacen que el crecimiento se ralentice en el cuarto trimestre. Las empresas de sectores particularmente vulnerables (turismo, energía, hostelería) requieren una liquidez adicional y pueden provocar complicaciones para los sectores conexos.

Es necesaria la inyección de un estímulo gubernamental para proteger a los trabajadores vulnerables y, por ejemplo, apoyar directamente a las PYMES (por ejemplo, a través de la concesión de créditos).

Descarga el informe completo de Oliver Wyman

Imágenes cedidas: Photo by Nauris Pūķis en Unsplash

1 COMENTARIO