confort baños duravit ducha

Un baño de diseño y con múltiples soluciones es un “must” para cualquier hotel. Por tanto, acondicionarlo de forma adecuada y en consonancia con el resto de la habitación influirá de forma decisiva en la percepción global del establecimiento por parte del cliente. A continuación, dos propuestas para acertar.

Invertir en tecnología

La tecnología continúa desempeñando un papel muy importante en la industria sanitaria, ya sea en forma de productos diseñados para hacer el baño más cómodo y más inteligente, como para optimizar el impacto de la higiene en un espacio tan importante para el sector hotelero como es el cuarto de baño. Con “The Best Toilet”, Duravit ofrece respuestas a estas necesidades.
Este inodoro incorpora a tecnología Rimless, que integra el canal de lavado abierto, posibilita una innovadora y fuerte conducción del agua, cuyo resultado es un chorro de agua dinámico y potente que describe un círculo horizontal antes de entrar de forma vertical en la taza y limpiar la totalidad de su superficie sin ninguna salpicadura. Gracias al canal de lavado abierto y de fácil acceso, la taza se mantiene limpia de forma sencilla y se reduce sustancialmente el tiempo de limpieza.
Todavía más sencillo resulta el mantenimiento del inodoro con imprimación WonderGliss: en la superficie lisa no puede adherirse ni la suciedad ni la cal, y los residuos se limpian fácilmente con agua. Y como novedad significativa, Duravit ha desarrollado el nuevo vitrificado cerámico antibacteriano para inodoros y urinarios de acción prolongada HygieneGlaze 2.0, actúa con gran rapidez. Tras 6 horas desaparece un 90% de las bacterias, y tras 24 horas el 99,99%.

Invertir en nuevos materiales que incrementen la seguridad de los usuarios.

En la zona de la ducha deben prevalecer las soluciones específicas, funcionales y longevas que garanticen la seguridad sin renunciar por ello al diseño. Los platos de ducha Stonetto resultan una interesante opción. Esta serie está fabricada en DuraSolid Q. Con una superficie mate que se asemeja en aspecto, apariencia y características a la de la piedra natural, su estructura superficial alcanza sin necesidad de ninguna imprimación adicional una certificación antideslizante de clase B. Además, se encuentra disponible en cuatro colores, antracita, arena, blanco y hormigón.