mesa turismo reuniones eventos Londres Brexit Big Ben fattal hotel
Wikipedia

Pocos días después de la salida del Reino Unido de la Unión Europea, analizamos las claves de un proceso que ha dado lugar a un nuevo escenario que puede significar un descenso de la llegada de turistas británicos a España. Baleares y Canarias pueden ser, una vez más, los más afectados.

El Reino Unido y la Unión Europea, una relación compleja

Comprender “que ha sucedido”, como en la mayoría de las ocasiones, es sinónimo de echar la vista atrás y reflexionar sobre “qué es lo que pasó”.
La realidad es que el Reino Unido y la Unión Europea han mantenido una relación controvertida desde sus inicios en el año 1973. No en vano, dos años después de su ingreso en la Comunidad Económica Europea, concretamente en el año 1975, el Reino Unido convocó la primera consulta acerca de su posible salida de la CEE. Si bien, el resultado confirmó su permanencia con un 67,23% de los votos a favor.
A partir de ese momento, han sido muchas las situaciones en las que el Reino Unido se ha mantenido al margen de las decisiones adoptadas desde la Unión Europea, siendo algunas de las más polémicas la exclusión de Gran Bretaña del espacio Schengen o la entrada en circulación del euro sin su total participación.

El BREXIT (BR = Britain, EXIT = salida)

Atendiendo a los antecedentes descritos, no es difícil entender que David Cameron convocara un referéndum en el año 2016 tras ganar las elecciones en el año 2015, y pusiera de nuevo sobre la mesa la continuidad del Reino Unido en la Unión Europea.
Y tampoco es de extrañar que, en esta ocasión, el resultado fuera de un 52% a favor del Brexit, de tal manera que tres años y medio después el proceso se haya completado el 31 de enero, aunque la salida no se produzca de forma inmediata, fijándose un periodo de transición que finaliza el 31 de diciembre de 2020.

La transición

El periodo de transición no tiene otro objetivo que el de darles a las partes implicadas, Unión Europea y Gran Bretaña, tiempo para negociar los términos en los que se producirá de forma definitiva la desvinculación, así como definir las directrices que protagonizarán la nueva relación.
Durante este periodo no se esperan grandes cambios en la relaciones comerciales hasta ahora mantenidas entre la Unión Europea y el Reino Unido, quien se compromete a respetar las normas de la UE.

¿Fin del turismo británico en España?

Mucho se ha comentado al respecto del Brexit y el turismo español. Un tema que, además, se ha relacionado con la quiebra de Thomas Cook, situación tras la cual se esperaba un descenso drástico de las llegadas de turistas británicos a España.
Sin embargo, y tal y como hemos sabido este mes, el 2019 ha vuelto a marcar nuevos récords en la llegada de visitantes internacionales a España, con un crecimiento del 1,2% hasta alcanzar los 83,7 millones de turistas. De hecho el turismo ha crecido en todas las comunidades autónomas, con excepción de Canarias, que es donde más se ha notado, precisamente, el efecto de la quiebra de Thomas Cook.
Aun así, y según un informe publicado por la Comisión Europea de los Viajes (ETC) las llegadas de visitantes británicos descenderían un 7% en el año 2020, siendo las zonas más perjudicadas Baleares y Canarias.
De todas formas, quizás sea pronto para valorar una situación de la que no conocemos todavía el alcance. Especular no creemos que sea la mejor opción.

La devaluación de la libra, una de las mayores amenazas

Lo que si tenemos claro es que la devaluación de la libra frente al euro sería una de las consecuencias del Brexit que más perjudicaría al turismo en España.
Sin embargo, a fecha de hoy, la libra se mantiene estable con respecto al euro, algo que evidentemente, tampoco es garantía de que vaya a continuar siendo así en los próximos meses y, más si durante el periodo de transición se produjera una ruptura brusca entre el Reino Unido y la Unión Europea por no llegar a un acuerdo en las negociaciones previstas.

Y ahora … ¿qué hacemos los hoteles?

Desde HotelsDot recomiendan no tomar decisiones precipitadas. Bajar los precios no es una solución. Si bien crear campañas especiales a través de tu motor de reservas o de los intermediarios online ajustadas a las necesidades del mercado británico es una opción que no podemos descartar.
El mercado británico reporta demasiadas llegadas como para prescindir de él. En este sentido, destinos como Turquía, en pleno proceso de recuperación, ya suponen una amenaza suficiente. Estimula la demanda y adapta tus promociones.
infografía brexit