Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

TecnoHotel | Lunes 24 de Febrero, 2020

Subir arriba

Arriba

Sin Comentarios

"Tenemos que contar mejor nuestras estrategias de sostenibilidad"

«Tenemos que contar mejor nuestras estrategias de sostenibilidad»

Una de las mesas redondas más esperadas de la primera mañana de Fiturtechy tuvo por protagonistas a Kike Sarasola (Room Mate), Pepe Díaz (Artiem), Jorge Marichal (CEHAT) y María Frontera (Federación Empresarial Hotelera de Mallorca). Moderados por Pili Malagarriga (Segundo Mundo) debatieron sobre la metamorfosis del sector hotelero en clave de sostenibilidad.

Tenemos que contar más lo que hacemos. Si hacemos cosas buenas, el resto de hoteles nos va a empezar a copiar”. Este mantra, defendido por la totalidad de los ponentes, fue uno de los más repetidos a lo largo del debate. No cabe duda de que hay hoteles que apuestan por la sostenibilidad, que tienen estrategias consolidadas y firmes, pero sus logros todavía son desconocidos para la mayoría.

Pero, ¿cómo se apuesta por la sostenibilidad? Sobre todo, por esa sostenibilidad que va más allá del medio ambiente y que se asienta también en lo social y lo económico. Para Jorge Marichal, nuevo presidente de la CEHAT, la clave es hacerlo con honestidad. “Hay empresas que apuestan por la sostenibilidad con el corazón, otras que lo hacen con la cabeza y otras, por el bolsillo. Al final, todas van llegando, aunque sea tarde”, explica.

Por su parte, Pepe Díaz, de Artiem, considera que hay que apostar más por las personas que conforman la organización, “para que vean la sostenibilidad como un propósito y trabajen con autonomía. Pero para ello, las organizaciones tienen que ser mucho más horizontales”.

Kike Sarasola, presidente de Room Mate, va en la misma dirección. “Hay que enamorar a la gente con la sostenibilidad, meterle la semillita. Después van llegando las ideas. Ya buscaremos entonces el conocimiento para llevarlas a cabo”.

Un contagio muy positivo

Por tanto, y puesto que sí hay compañías y asociaciones hoteleras que trabajan con creatividad y estrategia en pro de la sostenibilidad, hay que trabajar para que haya contagio. “En Tenerife”, señala Jorge Marichal, presidente también de Ashotel, “estamos impulsando el transporte colectivo entre empleados y tenemos proyectos más ambiciosos como una plataforma fotovoltaica común a todos los hoteles para utilizar energía 100% sostenible”.

Aun así, para el presidente de la CEHAT hay que dar un paso más. “Poner el cartel para que no se lave la toalla está más que superado. Por ejemplo, quiero que los huéspedes vayan a la finca donde cultivamos la fruta y la verdura orgánica que se comen en los desayunos y que realizamos con el compost que sale de los desechos de ese mismo desayuno”, señala. Estos ejemplos de economía circular, kilómetro cero o empleo local fueron surgiendo a lo largo de todo el debate.

mesa-sostenibilidad-fitur-01

Compromiso con lo local

Pero toda esta sostenibilidad también tiene que repercutir en lo social. “No somos setas en los emplazamientos”, explica Pili Malagarriga. En los destinos donde están ubicados los hoteles se están dando fenómenos de gentrificación, de overtourism, “por eso hay que apoyar más a la comunidad local y generar alianzas en diferentes ámbitos”.

Para María Frontera este tipo de alianzas son muy importantes. “Además, cuando lo explicas a los clientes, das muy buena imagen. Sin embargo, existen problemas legales que tenemos que resolver para poder llevar a cabo algunas de estas iniciativas”.

Una de ellas, la impulsó Garden Hotels, que intentó conseguir un buffet kilómetro cero y orgánico en Baleares, “pero en un principio vieron que era imposible”. Ahora, aportan compost y consiguen que esos desechos vuelvan reconvertidos en nuevos alimentos, además de dar empleo a agricultores locales, “pero tenemos que resolver algunos problemas con la nueva ley de residuos”, reconoce Frontera.

“En Tenerife nos pasó algo parecido con el pescado. Nos percatamos de que nuestros clientes consumían pescado congelado que había pasado por varios intermediarios. Al final, la mejor solución fue pactar directamente con la Cofradía de Pescadores para poder disfrutar de pescado fresco”, añadió Marichal.

Otro ejemplo de Mallorca, según María Frontera, es el acuerdo que tienen sus hoteles con la ONG Sonrisa Médica, la cual trabaja con payasos que van por los hospitales de las islas. “Damos a conocer su trabajo y organizamos actividades para sacar dinero y aportar así más payasos a la iniciativa”, asegura.

Aun así, Sarasola pone el foco en más frentes. “Estoy de acuerdo con participar en lo local, pero también me gusta ayudar a otras comunidades que lo están pasando mal como en Tanzania. Lo que sí elijo son ONGs pequeñas, jóvenes y dinámicas, a las que pueda ver la cara y donde pueda comprobar que mi dinero se invierte bien”. De hecho, en muy poco tiempo van a inaugurar dos pozos de agua en este país gracias a su acuerdo con Auara.

Asimismo, Pepe Díaz, de Artiem, incide en que no pueden ser colaboraciones filantrópicas, sobre todo si son con pequeñas entidades y ONGs. “Primero, la participación no puede ser solo económica, tenemos que implicar a nuestra gente. Y segundo, tenemos que pensar en una colaboración estratégica, para no cerrarles el grifo en época de crisis que es, lógicamente, cuando más necesitan la ayuda”.

Por otro lado, analizaron cuándo tiene que ser rentable la sostenibilidad. “Siempre a largo plazo, porque así es la rentabilidad. Si no, es un pelotazo”, afirmó Pepe Díaz. “Aun así, tenemos que demostrar que trabajando de esta forma somos más rentables”. Kike Sarasola reconoció que a corto plazo cuesta dinero, “pero el storytelling, es decir, la historia que le cuento al cliente de por qué lo hago así es valor y eso, a largo plazo, rentabiliza”.

¿Obstáculos?

Por último, la mesa concluyó analizando los obstáculos que se encuentran para poner en marcha estrategias de sostenibilidad. “La normativa”, afirmó Jorge Marichal. “Muchas veces va por detrás, cuando habría que poner la alfombra verde a quien quiera invertir en sostenibilidad”.

Pepe Díaz, por su parte, considera que “falta liderazgo ético y sobra autocomplacencia. Estamos muy cómodos donde estamos, pero tenemos que ser más líderes, empujar más y ser inconformistas”. María Frontera, a su vez, piensa que para sacar adelante estos proyectos hay que acabar con la visión cortoplacista de muchas empresas “y trabajar de forma unida”.

En conclusión, hay que ser honestos a la hora de apostar por la sostenibilidad. No vale todo. Sobre todo, porque esto es un imperativo que ya no podemos obviar. “Tenemos que empujar todos en la misma dirección”, reiteró Pepe Díaz. “Tenemos que visibilizar más lo que hacemos”, recalcó Frontera. Y es que no hay más salida. Porque, como concluyó Sarasola, no hay un planeta B.  

Uso de cookies

Ediciones Peldaño, en cumplimiento del Reglamento (UE) 2016/679 General de Protección de Datos, le informa del uso en este sitio web de cookies propias y de terceros para mejorar nuestros, la experiencia del usuario, los servicios prestado y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que rechaza el uso de cookies, pudiendo producirse errores de navegación o problemas de visualización de determinados contenidos. Para más información, consulte previamente nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies