barceló experiencias debilidades huéspedes vinos gastronomía

Cuando Airbnb mueve ficha, la industria hotelera reacciona. Y viceversa. En 2018, Airbnb lanzó su plataforma Airbnb Plus, para alojamientos de alta gama cuando vio que cada vez eran más hoteles los que se adentraban en el alquiler de apartamentos turísticos. Pero los hoteles siguen empujando y ahora se adentran con fuerza en el campo de las experiencias, donde Airbnb es un actor destacado.
Cuando Airbnb lanzó su programa Experiences en 2016, poca gente confiaba en esta estrategia. Sin embargo, poco a poco va dando sus frutos y de hecho el número de reservas de experiencias y actividades se ha multiplicado por siete cada año desde entonces.
Gartner se ha hecho eco de que los hoteles de lujo también están empezando a actuar en este sentido, implementando sus propias experiencias y servicios en las webs de sus hoteles o facilitando el acceso a guías del destino.
Por ejemplo, la cadena Marriott ya no solo ofrece estancias, sino que los viajeros que lo consideren podrán reservar excursiones, entradas para espectáculos o incluso clases de cocina. Algo similar ocurre en Barceló, donde los huéspedes pueden reservar diferentes experiencias según el hotel donde se hospeden. Pueden, desde hacerse un tatuaje, hasta conocer la ciudad a través de audioguías musicales.
Según el informe Gartner L2, entre 2018 y 2019 aumentó en un 43% el número de hoteles que facilitaba guías del destino en el propio website del hotel y un 31% de más de marcas hoteleras que ofrecen experiencias en destino.
Estas estrategias suponen un cambio importante en cuanto a cómo entienden las experiencias estos hoteles de alta gama. Ya no es suficiente con dejar detalles en la habitación, sino que hay que entretener al huésped dentro y fuera de la habitación para conseguir que vuelvan.
airbnb experiencias entre fogones gastronómicas

Las OTAs se suman al carro

Pero nadie dijo que fuera fácil. Las grandes OTAs también se han sumado al mundo de las experiencias y a ofrecer guías de destino con el objetivo de convertirse en la ventanilla única a la hora de reservar viajes. TripAdvisor incluso ha rediseñado su web con el objetivo de centrarse más en las experiencias y en el contenido de los viajes que en la reserva de hoteles.
Algunos alojamientos, por su parte, están integrando esta oferta de experiencias, ya no solo en la página principal del cliente, sino en todo el proceso de reserva, para que el huésped añada estos extras a su paquete en el momento en que lo considere.
Con esto, las grandes marcas hoteleras pretenden hacer lo mismo que las OTAs: convertirse en una opción integral a la hora de diseñar un itinerario de viaje. Y es que solo siendo proactivos podrán hacer sombra a gigantes tecnológicos como Airbnb o Booking.com.

Imágenes cedidas: Airbnb