La operación, que supondrá la unión de las dos mayores aerolíneas españolas, se abonará en efectivo en el momento de su cierre y el importe final queda sujeto a ajustes basados en los estados financieros. Asimismo, IAG, que incrementará en un 10% su tamaño en términos de ingresos, ha anunciado que mantendrá la marca de la compañía.

Hasta el momento efectivo de la compra, Air Europa y las aerolíneas de IAG seguirán compitiendo como hasta ahora. Con esta adquisición, IAG confía en hacer de Madrid un hub más eficiente y con capacidad para aprovechar todas las sinergias que formar parte de un grupo como este puede ofrecer a Air Europa.