robot camarero tiago

La fiebre de los robots llega también a Eurostars Hotels. La cadena ha decidido implantar en el Eurostars Grand Marina 5* y, a modo de prueba piloto, un robot programado para atender las demandas de los huéspedes que estos días se alojen en el establecimiento.
El robot, al que sus desarrolladores han bautizado como Tiago, se ha incorporado al hotel para dar soporte al equipo que gestiona su cocktail bar The Corner, convirtiéndose así en el primer androide que se incorpora al staff de un establecimiento hotelero en Barcelona para atender al público.
La experiencia ha coincidido con la celebración del Mobile World Congress que tuvo lugar la pasada semana en la capital catalana y que motivó el desplazamiento de un importante número de visitantes a la ciudad. Fueron estos visitantes, ampliamente familiarizados con la tecnología y la innovación, los primeros en interactuar con Tiago para testear su capacidad operativa y dinamismo.
En pleno debate sobre la aceptación y el impacto que tienen estos dispositivos en la sociedad y especialmente en el sector turístico, Eurostars Hotels pretende evaluar con esta iniciativa el grado de adaptación en el entorno, así como el nivel de servicio y satisfacción que estos sistemas generan sobre los huéspedes.
A un segundo nivel, la compañía persigue fomentar la reflexión sobre los distintos modos en los que la tecnología se aplicará al sector hotelero en un futuro próximo. Especialmente, tomando en consideración cómo estas aplicaciones evolucionarán para ofrecer al cliente un mejor servicio desde diversos ámbitos, como puede ser el caso de la robótica.

Un robot camarero

El robot opera mediante una aplicación móvil que permite a los clientes realizar sus pedidos sobre la carta del bar; estos pedidos son gestionados en la barra por el personal de The Corner y posteriormente entregados en la mesa por el mismo Tiago.
De momento, la integración de  este nuevo actor dentro del establecimiento ha creado una fuerte expectación entre los clientes que se han visto gratamente sorprendidos por la presencia de un robot ejerciendo de camarero y acercándoles sus pedidos a la mesa.
Para la cadena, esta prueba piloto constituye una manera de testear eficiencias de rendimiento y eficacia en los procesos operativos del hotel. La incorporación de estos dispositivos permitiría al personal humano focalizarse en una atención más personalizada hacia el huésped, aportando un plus de valor en su experiencia y mejorando la calidad del servicio.
En esta ocasión, esta apuesta se materializa gracias a la alianza entre Eurostars Hotel
Company y la empresa PAL Robotics.