Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

TecnoHotel | Lunes 22 de Julio, 2019

Subir arriba

Arriba

Sin Comentarios

Por estos motivos ganan peso en la industria los hoteles independientes

Por estos motivos ganan peso en la industria los hoteles independientes

Como ya hemos comentado en otras ocasiones, los hoteles boutique están en alza. De acuerdo con un estudio de Expedia, desde 2014, los hoteles independientes han tenido una tarifa media diaria (ADR) mayor y crecieron más rápido que sus homólogos de cadenas. Esto demuestra el poder de este segmento, que ocupa gran parte de la industria.

¿Por qué tanto éxito de los hoteles independientes? Jonathan Webster, vicepresidente de Geronimo Hospitality Group, da tres claves en HotelManagement. Enfoque localizado, servicio sobresaliente y detalles complejos.

A diferencia de otros, los hoteleros independientes tienen la libertad de diseñar sus hoteles de una forma distinta, sin las restricciones y pautas que marcan las grandes cadenas. Personalizan de manera única, consiguiendo así resaltar en sus diferentes ubicaciones. Y por eso, cuando un huésped despierta en un hotel boutique sabe perfectamente dónde se encuentra, pues probablemente no haya otro hotel igual. 

Además, es evidente que estas propiedades han hecho mella en el sector hospitality. Por eso, las cadenas están intentando arrastrar a estos hoteles boutique bajo el paraguas de su marca. Si bien suelen hacerlo mediante una soft brand, para que el boutique pueda seguir manteniendo su identidad.

1. Enfoque local

Los hoteles independientes prosperan cuando se adaptan a su ubicación. A menudo, pueden moldear su decoración y estética general en consonancia con la que destaque en el lugar donde operan. Esto no solo crea un alojamiento único, sino que crea un destino dentro del propio destino.

Una cosa que gusta mucho a los viajeros a la hora de visitar nuevos destinos es tener la oportunidad de sumergirse en la comunidad y la cultural del lugar. Por eso, los hoteles boutique suelen incorporar productos de proveedores locales, tanto en el minibar como en la decoración. Muy efectivo resulta también ofrecer gastronomía local en el restaurante o asociarse con estos en caso de no ofrecer servicio de comidas.

A esto, hay que sumar otra gran ventaja. Los hoteles independientes son muy operativos en cuanto a su toma de decisiones. No hay que subir y bajar las ideas y las decisiones para que sean aprobadas en organismos que quizá no tengan tanto conocimiento del hotel ni del destino. Por eso, los hoteles independientes ganan en operatividad al tomar estas decisiones con mucha más agilidad.

hoteles independientes hoteles boutique

Hotel boutique en Tanzania, totalmente integrado con la arquitectura local

2. Servicio personalizado

Los huéspedes están dispuestos a pagar más por la experiencia que obtienen en un hotel boutique. Quizá este es el motivo por el que estos establecimientos se han convertido en referente dentro del sector.

Al construir o reformar un hotel boutique es importante contar con personas que compartan la visión tanto del hotelero como del destino, para impregnar así de personalidad el hotel. Este proceso debe continuar también después. Al contratar a personas cercanas, el servicio de atención al cliente mejora. Solo así conseguiremos que un hotel boutique destaque entre la competencia. El trato cercano, directo, educado y con gran conocimiento tanto del hotel como del destino, es clave para impulsar el servicio.

3. Atención al detalle

Una de las ventajas de los hoteles independientes es que pueden individualizar sus propiedades, porque no hay pautas de marca estrictas que cumplir.

A menudo, la inspiración del hotel se derivará de la comunidad en la que se encuentra, como se decía al principio. Esto da a los hoteleros la oportunidad de construir marca alrededor de la propiedad y descubrir qué es lo que atraerá a futuros huéspedes, pero también a futuros empleados. Por ejemplo, no es lógico instalar un hotel boutique con un diseño industrial en una ciudad donde primer la arquitectura colonial.

Para seguir siendo competitivo, todo se reduce a la calidad y a los detalles. Para diferenciarse en el mercado, hay que crear un producto que deje una impresión duradera. Por ejemplo, la inclusión de obras de arte de artistas locales es un atractivo que gusta a los huéspedes. Y es que los detalles más pequeños son los que marcan la diferencia. 

El valor no siempre se reduce al precio. Los huéspedes también quieren sentir ese ‘algo’ intangible que marcará su viaje. Hemos de conseguir que nuestros clientes se lleven un recuerdo imborrable. Y eso, los hoteles boutique saben hacerlo muy bien.

Imágenes: Shutterstock.com

Uso de cookies

Ediciones Peldaño, en cumplimiento del Reglamento (UE) 2016/679 General de Protección de Datos, le informa del uso en este sitio web de cookies propias y de terceros para mejorar nuestros, la experiencia del usuario, los servicios prestado y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que rechaza el uso de cookies, pudiendo producirse errores de navegación o problemas de visualización de determinados contenidos. Para más información, consulte previamente nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies