Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

TecnoHotel | Domingo 15 de Septiembre, 2019

Subir arriba

Arriba

Sin Comentarios

Las empresas no conciben la innovación como una prioridad

Las empresas no conciben la innovación como una prioridad

Tanto los directores corporativos como los ejecutivos reconocen que el ritmo actual de cambio continúa acelerándose y que las empresas necesitan innovar para mantenerse a la vanguardia. Pero, ¿se está haciendo lo suficiente para apoyar la innovación? En Harvard Business Review han publicado una encuesta entre más de 5.000 directivos de empresas de todo el mundo para averiguarlo. Y las conclusiones son, cuanto menos, desalentadoras.

En general, la innovación no se clasifica como un desafío estratégico prioritario para la mayoría de los consejos directivos. Aunque los directores de ciertas industrias son más conscientes del reto que supone esta disrupción, la falta generalizada de participación de la junta en los procesos de innovación podría ser un punto ciego imporante y un más que posible lastre. 

Estableciendo prioridades

Según la encuesta de HBR, la preocupación sobre innovación se queda detrás de otras cuestiones para la mayoría de los directivos. Menos de un tercio de los encuestados (30%) considera la innovación como uno de los tres principales desafíos que enfrenta su empresa para alcanzar sus objetivos estratégicos. Solo el 21% piensa que las tendencias tecnológicos son un desafío estratégico importante.

La innovación ocupa el quinto lugar de media entre las preferencias, después de preocupaciones más convencionales como atraer y retener al talento o las diferentes normativas que conciernen al negocio.

La capacidad de los equipos directivos para fomentar la innovación es claramente insuficiente en comparación con el resto de actividades. Cuando se les pregunta sobre la efectividad de los procesos de apoyo a la innovación, el 42% los califica como excelentes. Sin embargo, el 70% piensa que sus juntas tienen excelentes procesos para mantenerse al día en la compañía, el 69% para compliance, el 66% para planificación financiera y el 55% para la gestión de riesgos. Si bien es cierto, la gestión de los riesgos es una consideración crucial cuando se apuesta por innovación. Aun así, es revelador que los miembros de la junta califiquen más efectivo su trabajo en cuanto a gestión de riesgos que en cuanto a innovación.

La innovación no es cortoplacista

El estudio asegura también que la innovación tiende a ir de la mano de políticas a largo plazo. Las empresas que se organizan a largo plazo tienen más posibilidades de tener juntas que prioricen la innovación, en comparación con aquellas que se centran principalmente en alcanzar resultados cortoplacistas. Sentar las bases para la innovación requiere una mentalidad con visión de futuro en toda la empresa y también en su dirección.

Además, según el estudio de HBR, la efectividad en los procesos de la junta para apoyar la innovación se correlaciona positivamente con el resto de tareas de la junta. Es decir, los equipos directivos implicados en innovación tienden a ser, a su vez, los que mejor funcionan en el resto de frentes.

Reclutamiento de personal en innovación

Ante esta apuesta mínima por la innovación, ¿están tomando medidas proactivas las juntas directivas? Reclutar directivos expertos en innovación, con experiencia tecnológica, es una vía a través de la cual las juntas pueden aumentar sus capacidades en innovación. Por ejemplo, una cadena como BlueBay Hotels ha apostado por contratar a Jimmy Pons para ponerlo al frente de su laboratorio de innovación. ¿Hacen algo similar el resto de cadenas?

Cuando pregutaron sobre cuáles son las tres áreas de expertise que priorizaron para ocupar sus últimos asientos libres en la junta, solo el 13% destacó la tech expertise. En cambio, las juntas apuestan por buscar a directivos expertos en su sector (51%), en estrategia (34%) y en finanzas (30%).

Aun así, hay diferencias entre sectores. Las compañías que operan en el sector de las TI y las telecoumicaciones son las más activas en cuanto a innovación. Pero no ocurre en todas por igual. Por ejemplo, solo el 13% de los directores del sector de la energía consideran que la innovación es un desafío importante.

También se observa que en las empresas más grandes hay mayores posibilidades de buscar personal directivo dedicado a la tech expertise.

Por último, cuando la encuesta preguntó sobre cuál es su mayor desafío como director, un tercio (33%) indicó que mantenerse al día con las nuevas tecnologías. Esta proporción fue similar entre hombres (34%) y mujeres (31%), pero fue mucho mayor entre los directores de más edad (39%), que entre los más jóvenes (27%).

Cómo fomentar la innovación

Para abordar estas lagunas de conocimiento y ponerse al día sobre innovación, los directivos sugieren organizar visitas y tours, participar en sesiones de innovación y workshops dentro de la empresas, además de ‘hacer sus deberes’ sobre tendencias tech. 

Los directivos también deben hacer un balance de cómo consumen el tiempo en las reuniones de la junta y reasignarlo según sea necesario. «Dedicamos mucho tiempo a la estrategia operativa: crecimiento, adquisiciones… Y muy poco al riesgo, a las personas o a la innovación«, asegura un directivo encuestado. Por tanto, las revisiones periódicas de las agendas de la junta pueden ayudar a optimizar el tiempo para llevarlo hacia discusiones referentes a la innovación.

Las juntas tienen que tener también discusiones honestas y exhaustivas sobre las debilidades y necesidades del consejo al formular los criterios para los nuevos directivos. Además, tienen que verificar que tienen al CEO correcto en el cargo. Un CEO que se centre en los resultados a corto plazo y obvie la importancia de crear valor a largo plazo podría no estar tomando las decisiones correctas en cuanto a inversiones para promover la innovación en la empresa.

En España, innovan menos

En España, y en el sector turístico, la situación no es diferente. El número de empresas turísticas innovadoras ha caído un 5,3% en 2018, situándose en un 43%, si bien ha aumentado un 12,9% el promedio de inversión realizado, pasando de los 98.512,2 euros en 2017 a 111.178,7 euros este año.

Así se extrae del informeEstado de la Innovación Turística en España 2018′, presentado el pasado viernes por el catedrático del departamento de dirección de Marketing de Esade-URL, Josep F. Valls, y el socio responsable de IT Advisory de EY, Xavier Trias.

El estudio ha utilizado una muestra de 943 casos y abarca los subsectores de las actividades turísticas (16%), alojamiento (39%), intermediación (8%), organismos públicos (3%), restauración (28%) y transporte (6%). 

El documento sitúa a la tecnología como el área principal de innovación (17%), especialmente en restauración y transporte, si bien la preocupación futura se centra en la mejora de los productos y servicios actuales (12,2% y 11,9%, respectivamente).

Imágenes: Shutterstock.com

Uso de cookies

Ediciones Peldaño, en cumplimiento del Reglamento (UE) 2016/679 General de Protección de Datos, le informa del uso en este sitio web de cookies propias y de terceros para mejorar nuestros, la experiencia del usuario, los servicios prestado y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que rechaza el uso de cookies, pudiendo producirse errores de navegación o problemas de visualización de determinados contenidos. Para más información, consulte previamente nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies