Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

TecnoHotel | Domingo 17 de Noviembre, 2019

Subir arriba

Arriba

Sin Comentarios

El negocio de las habitaciones ocultas de algunos hoteles de lujo

El negocio de las habitaciones ocultas de algunos hoteles de lujo

Cada vez es más normal encontrar habitaciones de hotel que solo se ofertan en la propia página del hotel. Sin embargo, lo que no es tan común es encontrar hoteles que cuenten con habitaciones ocultas, es decir, con habitaciones que no aparecen en ningún sitio, ni en las OTAs ni en la propia web del alojamiento. Algunas, como recoge Bloomberg, tienen incluso acceso oculto a la vista, una garantía de privacidad que es ideal para quienes quieran disfrutar durante unos días de total anonimato.

Uno de esos lugares maravillosos a la par que ocultos es The Retreat at the Blue Lagoon, un alojamiento de 62 suites medio escondido en el accidentado paisaje de Reykjavik (Finlandia). Solo lleva abierto tres meses, pero ya está considerado como uno de los lugares más lujosos de Europa. Su combinación de lujo y relax en plena naturaleza islandesa ya es tendencia entre las personas más adinearadas y famosas del mundo.

Encaramado a la orilla del lago que le da nombre, climatizado geotérmicamente, las habitaciones cuentan con ventanas de que van desde el suelo hasta el techo, con vistas espectaculares a la roca de lava y a la propia laguna, la cual ofrece reconfortantes masajes de forma natural y que está nada más salir de la habitación. Los huéspedes tienen además una ventaja especial: acceso al lago en las horas en que está cerrado para el resto del mundo. 

El desconocido mundo de las suites ocultas

Pero dentro de este retiro natural se encuentra una habitación exclusiva y que prácticamente nadie conoce. Distribuida en dos alturas y con más de 200 metros cuadrados (el triple que el resto de suites) se encuentra la suite Blue Lagoon, una habitación impresionante. Tiene un balcón privado con vistas al paisaje de lava, cocina, comedor y un dormitorio con cama extragrande y vestidor. Lo mejor de todo es que tiene su propio spa privado, que cuenta con baño de vapor, sauna, chimenea y un área de baño privado dentro de la laguna.

¿Por cuánto? Ahí está el principal problema. La lujosa suite cuesta la friolera de 9.000 euros la noche (10.500 dólares) y además se reserva por un mínimo de dos. Pero no se encuentra en ningún sitio. Ni está en la web, ni existen fotografías ni descripción alguna del lugar. Y es el propio hotel quien la ofrece al cliente que considera dispuesto a pagarla. 

blue lagoon suite

Pero el caso de la suite Blue Lagoon no es el único. En los hoteles de alta gama de todo el mundo este tipo de habitaciones son un básico sutil y muy rentable. Según Mar Masson, directora de marketing de la empresa que gestiona The Retreat at the Blue Lagoon, «esta suite está pensada como el último escondite«, asegura en declaraciones a Bloomberg.

Está ideada, por tanto, para aquellas personas que quieran pasar inadvertidas. Posee entrada privada y un helipuerto a escasos metros, lo que permite conexiones discretas desde el aeropuerto internacional de Keflavik. «Nadie necesita saber que estás allí», añade. «Es invisible para otros huéspedes y no hay nada que indique quién ocupa esa habitación», remarca.

Realmente exclusivas

La privacidad no es la única razón para mantener una habitación en secreto. A veces, se trata de proteger el activo más valioso del hotel. «Digamos que una suite superior cuesta 2.000 dólares», asegura el experto en hospitalidad Stephen Brandman, director de la firma Journal Hotels. «No pudes permitir que diez personas se junten y pongan 200 dólares cada una para tener un fiestón dentro».

El profesor de hotelería de la Universidad de Nueva York, Bjorn Hanson está de acuerdo. «Las habitaciones que tienen elementos decorativos frágiles (obras de arte, un piano de cola…) se tienden a ocultar para protegerlas. No están disponibles para todo el mundo, sino que se asignan solo a las personas VIP que el alojamiento decida», explica.

A menudo, este tipo de habitaciones recibe el nombre de owner’s suites, es decir, las suites del propietario. En el hotel Bennett de Charleston, que pronto abrirá sus puertas, existe una suite dormitorio de 180 metros cuadrados que solo estará disponible bajo petición especial. Incluso entonces, solo se podrá acceder tras la firma personal del propietario del alojamiento.

En otras propiedades, se les llama «habitaciones para clubes», lo que significa que solo están disponible para quienes formen parte de exclusivos clubes cuyo acceso requiere pagar sumas muy elevadas. Por ejemplo, en Paradise Beach, situada en la isla caribeña de Nevis o Isla Nieves, dos de las nuevas casas de playa del complejo, ubicadas sobre pilotes al borde del agua, solo se pueden alquilar a través de Exclusive Resorts LLC, un club de vacaciones cuya tarifa de ingreso es de 125.000 dólares. 

Y solo por invitación

Económicamente hablando, puede parecer contradictorio mantener oculto al público el producto más caro del alojamiento. Pero los hoteles prefieren no arriesgarse a cancelaciones de último minuto. Además, no es lo mismo que la reserve vía internet un viajero derrochador, que puede arrepentirse a última hora, que un rico acomodado, acostumbrado a este tipo de placeres. De ahí su exclusividad. Por ejemplo, el JW Marriott Essex House en Nueva York y el San Regis de San Francisco requieren que sus suites en el ático se soliciten a través de correo electrónico, para poder así examinar posibles cancelaciones antes de confirmar la reserva.

Pero, con tanto ocultismo y tanta burocracia, ¿qué pasa si de pronto llega Obama a hospedarse en nuestro hotel? Según indican en Bloomberg, «en muchos hoteles mantienen vacías algunas habitaciones de lujo por si algún VIP decide hospedarse sin avisar. No tienen por qué ser celebridades, sino que pueden ser personas de a pie que quieran darse un capricho lujoso». Por ejemplo, los 21 áticos del Cosmopolitan de Las Vegas no están disponibles, sino que se reservan para quienes gastan un millón de dólares en el salón de los grandes apostadores.

The Presidential Suite at the JW Marriott Essex House New York
JW Marriott Essex House New York

Algunas excepciones

Aun así, las habitaciones ocultas no son siempre las más grandes o glamurosas. A veces, son prototipos defectuosos o que quedan fuera de la tónica del hotel. Por ejemplo, los hoteles más lujosos y antiguos del mundo contaban con pequeñas habitaciones construidas para el personal que acompañaba a los huéspedes, como el mayordomo o la doncella.

Muchos de estos habitáculos reducidos han caído en desuso y en muchos casos se han derribado o reconfigurado. Pero estas reformas no son siempre posibles, lo que ha llevado a algunos hoteleros a convertirlas en habitaciones más baratas y secretas. Por ejemplo, el Moxy Hotel de Nueva York, en Times Square, que fue construido en 1907, tiene varias habitaciones de diez metros cuadrados a 99 dólares por noche. Pero están fuera del listado. Solo se ofrecen en el menú de bebidas del bar Magic Hour, que está situado en la azotea del hotel. Y sí, se reservan a aquellas personas que visitan el bar y se toman unas cuantas copas de más.

En resumen, los hoteles se esconden siempre ases en la manga. Bien para sorprender a exclusivos clientes, bien porque los habitáculos no son propios de su lujoso listado de habitaciones. Aunque, como todo secreto, estos lugares recónditos, pero únicos, pueden salir a la luz, al menos entre el boca a boca de los privilegiados huéspedes que acogen.

nycox-double-0024-hor-clsc

Una de las habitaciones a 99 dólares del Moxy Hotel de Nueva York

Uso de cookies

Ediciones Peldaño, en cumplimiento del Reglamento (UE) 2016/679 General de Protección de Datos, le informa del uso en este sitio web de cookies propias y de terceros para mejorar nuestros, la experiencia del usuario, los servicios prestado y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que rechaza el uso de cookies, pudiendo producirse errores de navegación o problemas de visualización de determinados contenidos. Para más información, consulte previamente nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies