Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

TecnoHotel | Domingo 08 de Diciembre, 2019

Subir arriba

Arriba

Un comentario

Cinco tendencias para mejorar el diseño de la web de tu hotel

Cinco tendencias para mejorar el diseño de la web de tu hotel

En el clima de competitividad en el que se halla enmarcada la industria hotelera se vuelve crucial disponer de un buen diseño web. ¿Por qué? Porque los huéspedes comparan y deciden hoteles muchas veces basándose en lo que estos les transmiten mediante su web. Además, con el elevado porcentaje de reservas que hay a través de canales externos, tener un buen diseño puede retener al usuario en la página, convenciéndoles de que es justo lo que buscaba e incrementando las posibilidades de que compre de forma directa.

1. Imágenes llamativas

Lo primero que cabe resaltar de las tendencias de 2018 es el uso de colores saturados y brillantes en las imágenes, como una táctica para llamar la atención cuando se ha perdido vistosidad.

Hay que tener en cuenta especialmente la pantalla inicial y la fotografía de portada si se tiene una en la página, puesto que será lo primero con lo que se tope el usuario. Lo que están haciendo muchos hoteles es colocar imágenes que reflejan un estilo de vida en lugar de incluir fotografías de la propiedad como tal.

Por ejemplo, un hotel de costa podrá colocar una fotografía del mar, que quizás resultará más atractiva. Además de centrar la vista, este tipo de imágenes cumple otra misión: de alguna forma evocan sensaciones respecto al hotel, como en el caso expuesto, en el que podría transmitir tranquilidad. Si eso es lo que busca el futuro huésped, le convencerá para reservar en el hotel.

Planet Zero Retreat, Anji, China hotel ecológico

2. Reflejar la personalidad del hotel en las fuentes

Otro elemento característico de una página web es el texto, que debe ser legible al mismo tiempo que comprensible y estético. En este punto entra en cuestión directamente la fuente empleada. La minimalista fuente sans-serif ha dominado durante años, pero los diseñadores se aventuran cada vez más para crear una impresión instantánea.

En 2018 estos cambios se traducen en un mayor uso de las fuentes grandes y de la negrita. El objetivo de este tipo de fuente sobre las imágenes, por ejemplo, es que se pueda leer sin ninguna dificultad, pero que automáticamente invite a fijarse en la imagen de fondo sobre la que se disponen.

También están de regreso las fuentes serif, que son aquellas que incluyen una suerte de terminaciones en los caracteres, otorgándole un aspecto más clásico, suave y redondeado, es decir, menos bruto. En resumen, es una fuente que proporciona un sentimiento de calidez y cercanía, que puede resultar idóneo para aquellos hoteles más rústicos o que buscan proporcionar experiencias familiares.

3. Romper el grid de tu página

El grid es un término que se refiere a la capacidad invisible de organizar los elementos de una página web de forma que sea comprensible y agradable para la vista humana desde el primer momento. Sin embargo, la tendencia de este año apuesta por romper esa imagen equilibrada. Puede resultar una buena idea si lo que se quiere es llamar la atención hacia un elemento específico, puesto que precisamente se saldrá de lo normal que espera encontrar el usuario.

Algunos ejemplos: Imágenes que se sobreponen como recurso estilístico, colocar un recuadro con texto en el que la parte del espacio blanco remarque una parte de una imagen, etc.

4. Animación menos recargada

En los 90 se puso de moda utilizar animación extravagante y descarada. Al principio se tomó como algo divertido, pero pronto se sobrepasó el límite y se convirtió en algo estridente. Tras ciertas mejoras en el lenguaje del diseño web se consiguió crear animaciones más refinadas y elegantes.

Lo más frecuente es encontrar animaciones que intentan no distraer al usuario demasiado, sino mostrarle el contenido de una forma sencilla y menos abrupta. De esta forma adquiere el papel de complementar en lugar del de dominar, apoyando al resto de elementos de la página.

5. Ilustraciones más divertidas

Al contrario de lo que ocurre con la animación, las ilustraciones se utilizan cada vez más para darle un toque divertido y jovial a las páginas web, quizás con el objetivo de atraer a usuarios más jóvenes.

Las ilustraciones son una buena forma de reforzar una idea y otorgarle dinamismo a la página. Los dibujos personalizados son un toque humano que dan algo de respiro a un contenido más seco y puramente informativo. En definitiva, las ilustraciones buscan personalidad y funcionalidad.

Comentarios

  1. Muy buenos consejos. Lo mejor sin duda es encontrar el equilibrio entre transmitir la filosofía de la empresa sin descuidar la optimización y navegación del usuario. Un saludo!

Uso de cookies

Ediciones Peldaño, en cumplimiento del Reglamento (UE) 2016/679 General de Protección de Datos, le informa del uso en este sitio web de cookies propias y de terceros para mejorar nuestros, la experiencia del usuario, los servicios prestado y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que rechaza el uso de cookies, pudiendo producirse errores de navegación o problemas de visualización de determinados contenidos. Para más información, consulte previamente nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies