Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

TecnoHotel | Miercoles 12 de Diciembre, 2018

Subir arriba

Arriba

Sin Comentarios

La presión turística expulsa a los residentes del centro de Madrid

La presión turística expulsa a los residentes del centro de Madrid

No quieren que se les regule. Pero a la vez, la presión que ejercen sobre los residentes de las grandes ciudades está empezando a afectar considerablemente a la paz social que se respiraba en ciudades como Madrid o Barcelona.

Tal y como recoge el Diario de Ibiza, Ángel Mesado, de Airbnb y José Antonio Bonache, de HomeAway cuestionaron, durante el III Congreso de Viviendas Turísticas organizado por la UIB, la necesidad de que el gobierno regule su actividad. ” Aunque en todo momento afirmaron que su intención es «cumplir la ley», evitaron aclarar de forma inequívoca si piensan rechazar aquellos anuncios que alquiler que no exhiban el número de registro de la vivienda, como requiere la ley”.

Esta medida, sí que ha sido adoptada por otras empresas tecnológicas como Booking. HomeAway, según anunció en este congreso balear, está “en proceso de educar a todos los propietarios para que pongan su número de registro”. No hubo más declaraciones sobre el tema.

Pero la ‘fiebre’ desmedida por el alquiler turístico empieza a afectar a los residentes de los cascos históricos de las grandes ciudades. Al movimiento denominado como “turismofobia” que surgió hace unos meses en Barcelona o Ámsterdam, ya empieza también a vislumbrarse en Madrid. 

Y es que vivir de alquiler en el centro de la capital se ha convertido en un lujo al alcance de muy pocos bolsillos. Encontrar un piso disponible ya es casi una utopía y poder pagar el precio que se pide, un imposible.

En apenas tres años, el precio medio del alquiler en el centro de la capital se ha multiplicado, lo que ha impulsado también el aumento de precios en los barrios situados fuera del anillo de la M30. Y es que son estos barrios (Carabanchel, Vallecas, Tetuán, Hortaleza, Ciudad Lineal, Latina o Usera) los que están acogiendo a las miles de personas que se ven “expulsados” del centro. A su vez, esto está llevando el fenómeno de la gentrificación a estos barrios, tradicionalmente obreros.

Según el Atlas de la Turistificación presentado ayer, el 70% de la población del centro de Madrid está en riesgo de expulsión por la presión turística. El riesgo afecta a prácticamente todos los vecinos del centro de la capital, si bien los más afectados son los inquilinos que residen en edificios antiguos, porque son los más asequibles a la hora de reconvertir en alquileres turísticos.

En un inmueble sin ventilación y con poca luz, en pleno centro, se puede colar en Airbnb con una foto bonita, mientras que nadie pagaría por él un alquiler tradicional”, aseguraron durante la presentación del informe.

Esta presión de los alquileres turísticos, unida a la cada vez mayor escasez de servicios y el aumento del coste de vida está obligando a los residentes de toda la vida y a quienes eligieron el centro de Madrid para vivir, a mudarse a barrios del extrarradio o a ciudades del cinturón de la capital como Leganés, Móstoles, Coslada, Getafe o San Sebastián de los Reyes. 

madrid viajeros barcelona

Alquiler concentrado en pocas manos

Una de las máximas de Airbnb es el impulso de la economía colaborativa. Arnaldo Muñoz, aseguraba en este artículo , que “el 90% de los anfitriones que usan la plataforma lo hacen para poder llegar a fin de mes”.

Sin embargo, nada más lejos de la realidad. O al menos según el Altas de la Turistificación, que asegura que el 20 por ciento de los propietarios de alojamientos turísticos en Madrid concentra la mitad de la oferta. Y solo un 10% acumula la mitad de los ingresos.

Según estos datos, en Madrid existen cerca de 8.000 propietarios en Airbnb y 13.000 anuncios de plazas de pisos turísticos. Los ingresos estimados en el caso de la ciudad alcanzan los 18,8 millones de euros.

Esta concentración de pisos turísticos se sitúa alrededor de los ejes con mayor concentración de hoteles, algo que está perjudicando seriamente a los alojamientos hoteleros que ven en esta “competencia desleal” su principal amenaza.

Para comprobar todos estos datos, el Altas de la Turistificación ha habilitado esta potente herramienta digital.

¿Qué solución hay?

La solución pasa por la regulación. Arnaldo Muñoz, director general en España y Portugal de Airbnb, no se oponía a ella en una conferencia impartida hace unos días en Baleares. Sin embargo, pide dialogar entre plataformas y administraciones, “porque estamos hablando de una realidad muy compleja“.

La última ciudad que se ha sumado a la regularización de la actividad de Airbnb, VRBO, HomeAway y plataformas similares ha sido Miami Dade. Además de obligar a los pisos a disponer de un certificado de uso turístico (como Barcelona o Baleares), a pagar los impuestos debidos y a disponer de un seguro para dar cobertura a los inquilinos, los anfitriones deberán indicar cuántas habitaciones alquilan. Además, han de verificar cuántas veces se usó esa propiedad para alquilar el año anterior.

Y lo más interesante: han puesto límite. Además de registrar a todos los huéspedes, la ocupación máxima durante la noche en cualquier alquiler a corto plazo no debe exceder de dos personas por habitación, más dos por propiedad hasta un máximo de 12 personas en total.

En resumen, las administraciones públicas no pueden seguir mirando para otro lado. Urge regular la situación de los alquileres turísticos. El PSOE llevó una propuesta al Congreso, pero todavía no hay respuesta sobre ello. Es hora de actuar. Ya no solo para acabar con la competencia desleal que existe entre estos alojamientos y los hoteles, sino también, para no convertir el centro histórico de nuestras ciudades en inhabitables parques temáticos.

Imágenes: Shutterstock.com

Uso de cookies

Ediciones Peldaño, en cumplimiento del Reglamento (UE) 2016/679 General de Protección de Datos, le informa del uso en este sitio web de cookies propias y de terceros para mejorar nuestros, la experiencia del usuario, los servicios prestado y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que rechaza el uso de cookies, pudiendo producirse errores de navegación o problemas de visualización de determinados contenidos. Para más información, consulte previamente nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies