Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

TecnoHotel | Martes 23 de Julio, 2019

Subir arriba

Arriba

Sin Comentarios

Año 2022: ¿Primer hotel en la luna?

Año 2022: ¿Primer hotel en la luna?

¿Estamos cerca de poder alojarnos en el primer hotel en la luna? Bigelow Aerospace, una compañía de contenedores espaciales con sede en Las Vegas, quiere enviar el primer hotel espacial hinchable para orbitar alrededor del satélite con alojamiento para astronautas y turistas por igual.

La compañía se asoció con la NASA en 2016 para lanzar estaciones espaciales para uso comercial. Bigelow Aerospace prevé que las tecnologías que está desarrollando reduzca los costes de acceso al espacio. Con ello, pretenden que otras empresas privadas les compren las estaciones para fines comerciales, como puede ser la instalación de un hotel.

La idea clave en la que Bigelow Aerospace basa su diseño es que sus módulos no son rígidos sino expandibles. El módulo se lanza al espacio plegado y, una vez allí, se expande hasta alcanzar su tamaño definitivo. Este sistema permite que, con el mismo peso, un módulo hinchable sea mucho más grande que uno rígido.

Pero hay más. Esta semana, Bigelow ha anunciado que lanzará una cápsula hinchable mucho más grande, llamada ‘depósito lunar B330’ para que orbite alrededor de la luna y que sea independiente, con el objetivo de acoger a astronautas, pero también a ciudadanos anónimos. Su objetivo es que esté activa en 2022. 

Esta estación lunar es mucho más ambiciosa que los anteriores proyectos de Bigelow. La compañía asegura que esta cápsula podría contener al menos a seis personas y lo está concibiendo como un centro para el desarrollo de negocios lunares. Algo así como el primer hotel MICE lunar. 

bigelow aerospace hotel en la luna

A por el turismo espacial

Pero el objetivo del hotelero Robert Bigelow, dueño de la compañía y propietario de la cadena de hoteles Budget Suites of America, va más allá. De hecho, lleva trabajando en el proyecto de las estaciones expandibles desde 1999. 

Sus cápsulas cada vez aportan más volumen, seguridad, oportunidad y mejor precio que las alternativas de aluminio. De hecho, la NASA ya las está probando. El «Módulo de actividad expansible Bigelow» (BEAM) se adhirió a  la Estación Espacial Internacional en abril de 2016 y consiguió su tamaño completo en mayo.

Los astronautas no viven en su interior, pero sí que lo usan para realizar experimentos, recogiendo muestras de aire y de su superficie para detectar microbios. Además, monitorean el BEAM para comprobar si es tan efectivo como Bigelow asegura para bloquear la radiación. 

Y a la NASA le ha gustado. Tanto que ha dicho que podría prolongar la estancia de sus astronautas en el BEAM más allá de los dos años iniciales y usar la cápsula hinchable como almacén. Por el momento, la agencia espacial ya ha ratificado que los materiales blandos que utilizó Bigelow para crear el BEAM aguantan tanto como las estructuras más rígidas. 

bigelow hotel en la luna

Uso de cookies

Ediciones Peldaño, en cumplimiento del Reglamento (UE) 2016/679 General de Protección de Datos, le informa del uso en este sitio web de cookies propias y de terceros para mejorar nuestros, la experiencia del usuario, los servicios prestado y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que rechaza el uso de cookies, pudiendo producirse errores de navegación o problemas de visualización de determinados contenidos. Para más información, consulte previamente nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies