Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

TecnoHotel | Miercoles 20 de Septiembre, 2017

Subir arriba

Arriba

Sin Comentarios

Del usuario final a la oficina de I+D+i

Del usuario final a la oficina de I+D+i

Vivimos en un mundo donde la creatividad ha muerto; o eso es lo que dicen. Cuentan que no hay espacio para la originalidad y que todo está inventado. Sin embargo, cada día millones de personas trabajan para intentar encontrar nuevas soluciones a los problemas que tenemos día a día. Según Gorka Agirrezabal, el responsable de la oficina técnica de I+D+i de Sammic ese es el secreto.

Hoy en día hay que innovar. Pero, ¿innovar el qué? «Lo primero que hace falta es saber qué es lo que le hace falta al usuario», afirma Agirrezabal. «Hay que conocer la necesidad real del usuario –prosigue– y si eso está bien identificado, el producto tendrá muchas posibilidades de ser un éxito. En cambio, si la necesidad está mal enfocada, aunque el producto sea lo más sofisticado posible, no va a tener éxito».

Partiendo de esa idea, y con la intención de seguir siendo una marca puntera en fabricación de maquinaria de hostelería y alimentación, a finales de 2014, Sammic inició una colaboración con Enrique Fleischmann y su equipo, Fleischmann’s Cooking Group. A raíz de esa colaboración, Fleischmann, chef de los restaurantes Txoko Getaria y Bailara y chef director del grupo Fleischmann’s Cooking Group, pasó a ser también chef corporativo de Sammic. «Necesitábamos conocer profundamente el entorno del usuario y, para ello, teníamos que incluir a un usuario final en nuestro equipo; era vital», dice Agirrezabal.

Desde ese día, Fleischmann participa en varios procesos de creación de producto: «no todas las empresas grandes toman en cuenta la opinión del usuario final y, para nosotros, poder incidir en la creación de los productos es una oportunidad. Estar en contacto directo con los ingenieros que realizan los productos es muy interesante porque son ellos los que nos pueden hacer la vida más fácil».

Sin embargo, al preguntarles sobre el propio proceso de colaboración, se miran entre sí y levantan los hombros. «Cuando Enrique detecta una necesidad en la cocina nos lo comenta y nosotros le vamos dando forma. A veces, esa idea llega a formarse en un producto y otras veces no», dice el ingeniero. Según Agirrezabal esta colaboración es «el origen de todos los proyectos». Para Fleischmann es «un reto constante» trabajar con el equipo de I+D+i a nivel de desarrollo de ideas: «es muy motivante y gratificante poder aportar algo para que nuestra vida como usuarios finales sea mejor. Siento que es una responsabilidad para con el resto de los usuarios finales y un privilegio que hay que agradecer».

La relación entre ambos «es muy buena», pero el proceso tiene «mucho trabajo». Sin embargo, saben que la fusión entre las necesidades del usuario final y la capacidad del ingeniero aporta un valor añadido a los productos. «Las máquinas de Sammic están desarrolladas a partir de necesidades reales que tienen los usuarios en su trabajo y tienen como objetivo darles una solución». Según Agirrezabal y Fleischmann ese conocimiento se traduce en resultados positivos: «el feedback del mercado está siendo muy bueno y los resultados ya se están dando. Acabamos de sacar dos nuevas gamas de envasadora al vacío y somos muy optimistas. No hace mucho que hemos empezado a colaborar y creemos que, con el tiempo, los resultados se van a ver aún más. No me imagino a Sammic sin esta colaboración».

Imágenes: Sammic

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies