ciberataques ciberseguridad turismo

Cada vez son más los hoteleros que confían en alojar todos los datos que reciben a diario en servidores externos o en cloud, a la vez que continúa creciendo el riesgo de ciberataques. Según la previsión para consecuencias originadas por el cibercrimen, se estiman que se alcanzarán los 3.000 millones de euros anuales en daños para 2021. 
Ante la escasez de mano de obra especializada y para buscar nuevos modos para salvaguardas los activos más críticos, desde Avaya han anunciado que redoblan sus esfuerzo para ayudar a las empresas a mantenerse a salvo de las amenazas más potenciales, reduciendo los riesgos y cerrando nuevas posibles brechas.
Sin duda, los ciberataques que pueden recibir los diferentes servidores son cada vez más hostiles y complejos, ya que estos ciberpiratas encuentran verdaderos tesoros ocultos en puntos de acceso en las actuales tendencias de la transformación digital, el IdC, big data y la hiperconectividad.
La aparición progresiva de un mayor número de plataformas de comunicaciones, aplicaciones y dispositivos usados en las operaciones comerciales, aumenta a la vez el riesgo y la complejidad, lo que hace que sea aún más difícil el poder monitorizar y defender los posibles puntos de entrada.
En palabras de David Rolling, vicepresidente de los servicios profesionales de Avaya «es virtualmente imposible para los hoteles poder predecir, monitorizar y defenderse ante todos los ciberataques potenciales». Entre las mejoras que han realizado desde la compañía, destacan la inspección de seguridad automatizada de la plataforma base, aumentando el número de comprobaciones generales y específicas; la incorporación de una capa de seguridad de aplicaciones; han triplicado la segmentación de la red para así frustrar a los piratas; y cuentan con servicios seguros gestionados, para poder así externalizar el centro de contacto.

Imágenes cedidas: Shuterstock