Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

TecnoHotel | Lunes 29 de Mayo, 2017

Subir arriba

Arriba

Sin Comentarios

El viajero del siglo XXI busca experiencias personalizadas, interactivas y sociales

El viajero del siglo XXI busca experiencias personalizadas, interactivas y sociales
  • 15 Mayo, 2017

Al conocimiento a través de los datos: siguiendo las huellas que dejan a su paso los viajeros y sin perder el tren de las nuevas tecnologías. Solo así se «triunfa» en el sector turístico y hotelero. Por eso, Turismo y Planificación Costa del Sol lo sabe y el Laboratorio de Business Intelligence y la Cátedra de Turismo, Salud y Bienestar de la Universidad de Málaga han diseñado una herramienta inteligente que de, entre millones de datos y multitud de fuentes online y offline, extrae, analiza y segmenta, en tiempo real, solo información de interés y original con el objetivo de atraer al turista digital.

Se trata de Costa del Sol Business Intelligence, una apuesta de la empresa pública Turismo Costa del Sol, que a partir de la inteligencia artificial y el Big Data que se genera en la Universidad de Málaga, predice comportamientos de potenciales turistas, define necesidades de posibles clientes y descubre nuevas tendencias en el mercado turístico.

A los datos a través de los móviles

Hoy, cualquier persona con un dispositivo móvil  en su mano es generador de información de manera masiva. Se estima que cada minuto se envían más de 200 millones de e-mails, se comparten más de 700.000 documentos en Facebook, se realizan dos millones de búsquedas en Google o se editan 48 horas de vídeo en Youtube.

El nuevo viajero del siglo XXI busca experiencias personalizadas, interactivas y sociales, y usa Internet para ello. Y es que el entorno digital cada vez es más decisivo en la planificación del turismo. El hecho de que el 83 por ciento de las personas que viajan por ocio y el 76 por ciento de las que lo hacen por negocio se documenten e inspiren previamente en la Red así lo avala.

En palabras del profesor Francisco López Valverde, director del Laboratorio de la UMA, «seguimos el rastro de esos datos. Los estudiamos, y elegimos solo aquellos que son útiles. Porque no se trata tanto de la capacidad para recopilar datos infinitos, como en la habilidad para saber cuáles son los relevantes y cómo analizarlos a partir de la inteligencia artificial» y también añade que esto supone pasar del Big Data al Smart Data. Es decir, que más que la cantidad de información, pesa la calidad de la misma.

Así, según Ricardo Pagán, director de la Cátedra de Turismo, Salud y Bienestar de la Universidad de Málaga,«la herramienta desarrollada supone una apuesta importante por la innovación abierta, la transferencia de conocimiento y la colaboración entre instituciones públicas y privadas».

 

Imágenes: Shutterstock

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies