Y no lo decimos nosotros, ni siquiera los principales organismos y empresas implicadas directamente en el sector turístico y hotelero español. Es el Foro Económico Mundial (que organiza la célebre reunión de Davos) quien afirma en su último informe bianual «The Travel & Tourism Competitiveness Report 2017» que España continúa siendo líder, abanderando el sector turístico más competitivo del mundo.
En concreto, este foro internacional valora de una forma especial la seguridad, las infraestructuras y el patrimonio cultural de nuestro país. Y el dato resulta especialmente significativo, dado que nuestros más directos competidores son nada menos que Francia, que ocupa el segundo puesto en este ranking, y Alemania, que ocupa el tercero.
Los tres países repiten posición y valoración global (más de 5 puntos sobre 7) respecto al último informe, publicado en 2015. E irrumpe con fuerza Japón, con 5 puntos de subida, para ocupar el cuarto lugar en la lista de los países más valorados por los expertos que han elaborado este estudio.
Por su claridad, publicamos a continuación el gráfico elaborado por el portal especializado en análisis estadísticos Statista:

España ocupa este primer lugar del ranking mundial desde el último estudio del Foro Económico Mundial, publicado en 2015. El gran mérito es, aparte de mantener la posición en la publicación de este año, es haber llegado hasta aquí después de ocupar el octavo puesto en el año 2011.
Para llegar a esta conclusión, ese organismo internacional analiza 14 áreas relacionadas con la actividad turística en 136 países y las evalúa con una puntuación máxima de 10. Así, entre las parcelas más valoradas se encuentran el transporte y las conexiones aéreas, las infraestructiras de servicios turísticos y la lista de lugares considerados Patrimonio de la Humanidad. También se valora la competitividad en precio, que en nuestro caso nos sitúa en el puesto 98 de la lista de 136. Pero no es un dato que deba entenderse como malo, pues lo que viene a decir es que España no es un país fuerte por ser barato, sino por la calidad de sus servicios.

Imágenes cedidas: aquamarine painter/Shuterstock