Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

TecnoHotel | Lunes 20 de Noviembre, 2017

Subir arriba

Arriba

Sin Comentarios

¿Se puede ser sostenible y rentable al tiempo?

¿Se puede ser sostenible y rentable al tiempo?

La respuesta es sí. De hecho, como término general, los hoteles pueden ahorrar hasta un 18% en sus costes energéticos, en solo cuatro años, si aplican un plan de reducción de emisiones. En este Año Internacional del Turismo Sostenible para el Desarrollo es, quizás, uno de los datos más optimistas que se han escuchado en la recién clausurada Feria de Turismo Internacional de Madrid, FITUR.

El autor de esta afirmación es Ignacio Sojo, director comercial de Allcot y la pronunció durante la charla «Reducir los impactos ambientales y aumentar las acciones sociales en nuestros hoteles. Compensación de la Huella de Carbono», que tuvo lugar en el marco de las jornadas de FiturtechY. A lo largo de la misma, Sojo explicó que «la mayor parte de los ahorros (energéticos) se pueden lograr mediante la realización de un plan de reducción de emisiones, que inicialmente se basa en la introducción de buenas prácticas, como no poner el aire acondicionado en todas las habitaciones cuando no hay nadie. Y no tiene costos. La única condición es reinvertir esos ahorros el próximo año para lograr un mejor uso de energía y reducir su costo. Por ejemplo, sustituir las lámparas incandescentes tradicionales por sistema de iluminación de bajo consumo o LED”. Pero, como resulta imposible no tener emisiones, pueden compensarlas.

¿En qué consiste la compensación de emisiones de CO2? Se trata de una aportación voluntaria de dinero, proporcional a las toneladas de CO2 que emita el hotel. Ese dinero se utiliza para comprar créditos, o bonos, de carbono. Los bonos se generan a través de proyectos en energías renovables, protección de bosques o eficiencia energética, con los que muchos de ellos benefician a comunidades locales de países en desarrollo. De esta forma, el hotel que compensa su huella se hace acreedor de un sello que avala su condición de ser Neutro en Carbono, ayudándole a posicionarse como un establecimiento sostenible.

La corresponsabilidad en este aspecto también se puede trasladar a los clientes que, mediante el pago de 50 céntimos en su factura, por ejemplo, asumen el coste de la compensación de su habitaciones cada día durante estancia: se estima que, como media, una habitación de hotel emite unos 30 kg de CO2 cada día.

Según Ignacio Sojo, la rentabilidad en los hoteles sostenibles se consigue porque “se ahorran costes con la reducción de emisiones, se obtiene beneficio si se implica al cliente en la compensación, mejora la reputación e imagen corporativa, se atraen inversores, socios y clientes que se preocupan por el medio ambiente y adelanto a nuevas normativas”.

Imágenes: JHK2303/Shutterstock

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies