brexit reino unido

Con una participación récord del 72%, el recuento del referéndum en Gran Bretaña ha tenido como resultado la aprobación por parte de los ingleses a la salida del país de la Unión Europea. La victoria para el brexit ha sido muy ajustada un 51,9% de los votos, frente al 48,1% que ha obtenido el remain.
Los efectos no se han hecho esperar, Cameron ha presentado su dimisión, y el panorama económico general está marcado por la depreciación de la libra esterlina, que cae hasta alcanzar el valor más bajo desde 1985.
Consecuencias económicas del brexit
Para Francisco Javier del Río Sánchez, Doctor en Administración y Dirección de Empresas y profesor titular en la Universidad Alfonso X El Sabio, “esta depreciación de la libra supondrá un aumento de las exportaciones y una disminución de las importaciones de bienes y servicios, y por lo tanto, una mejora en el saldo de la balanza comercial inglesa. Sin embargo, esta situación es cortoplacista, puesto que las depreciaciones generan inflación, por lo que la competitividad se pierde a medio y largo plazo”.
En relación a las consecuencias para Europa, Francisco Javier del Río Sánchez señala que “Europa se enfrenta más a un problema político que económico. Las reacciones, como se puede ver por ejemplo en Francia, no se han hecho esperar, y el efecto dominó es una posibilidad”.
Consecuencias para el turismo español del brexit
Con respecto a los efectos para España, el profesor, apunta hacia una disminución del turismo inglés en el país,y añade que “este hecho está relacionado con la depreciación de la moneda. España, como destino turístico se va a encarecer, al haber una reducción de la capacidad adquisitiva de los británicos”. En este sentido, destaca que “no podemos olvidarnos de aquellos británicos que viven en España, que cobran sus pensiones en libras y que tienen una gran importancia dentro del turismo de segundas residencias”
Consecuencias para las entidades bancarias españolas que operan en Gran Bretaña
Por último, Francisco Javier del Río Sánchez no ha querido pasar por alto que “otro problema importante lo tienen los bancos españoles que operan en el Reino Unido. Estas entidades sufrirán con toda seguridad una reducción considerable de sus beneficios”.
 
 

Imágenes cedidas: Shutterstock.com