Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

TecnoHotel | Martes 24 de Octubre, 2017

Subir arriba

Arriba

Sin Comentarios

2016, ¿un mal año para Airbnb en los tribunales?

2016, ¿un mal año para Airbnb en los tribunales?

Mientras que muchos inversores ven los problemas legales de las startups de consumo colaborativo como una prueba necesaria de su innovación, lo cierto es que dichos problemas pueden vloquear el crecimiento de compañías como Airbnb o Uber. ¿Ganarán estas dos empresas sus principales luchas legales en el 2016? Aquí, se analizan los desafíos críticos que afronta Airbnb y sus posibilidades de ganar en un tribunal de justicia.

Con respecto a la seguridad y la salud pública, Airbnb no requiere controles de salud y seguridad de los inmuebles que figuran en su sitio, un asunto que que salió a la luz cuando Zak Stone publicó un artículo sobre la materia donde se detalla la muerte de su padre en un alquiler de Airbnb.

Zak explicó que la muerte de su padre fue un trágico accidente, pero que fácilmente podría haber sido evitable. El trauma se vio aumentado además por la política de Airbnb en el seguro y la cobertura de los accidentes. Airbnb proporciona un seguro secundario, sin embargo, que está destinado sobre todo por la pérdida de propiedades personales, algo que Airbnb tratado mucho este año pasado. Su seguro no cubre daños relacionados con la salud, está destinado exclusivamente a complementar el propio seguro de inquilinos, no reemplazarlo. Airbnb anima a sus inquilinos a obtener su propia cobertura, algo que muchas compañías de seguros se niegan a hacer, ya que no cubren la actividad comercial.

Si se produce otro incidente trágico, es posible que la familia afectada lleve a Airbnb a los tribunales, sobre todo si se les niega cualquier tipo de ayuda. Del mismo modo que un hotel es responsable de los daños para la salud durante la estancia de un viajero, Airbnb tendrá que averiguar quién es exactamente responsable en caso de lesión durante una visita gestionada en Airbnb.

En su ciudad de origen, San Francisco, una gran parte de los alquileres están publicados por empresas de alquiler o o son segundas residencias de particulares. lo que evita que estos espacios se conviertan en residencias permanentes. En Nueva York es ilegal alquilar una habitación menos de 30 días si el inquilino está fuera de la residencia. Esto afecta a uno de los mercados más grandes de Airbnb: personas que utilizan el servicio para ganar algo de dinero extra durante sus vacaciones. En caso de que Nueva York decida hacer cumplir la ley, significaría la pérdida de uno de los mayores mercados para Airbnb en una ciudad en la que necesitan tener éxito.

Si 2015 ha demostrado algo es que los usuarios quizás no sean tan tolerantes con Airbnb o Uber como se pudiera pensar en un principio. Si se produce otro caso como el de Zak Stone y tuviera consecuencias legales, esto acabaría resultando en pérdidas financieras y de empleo, lo que les haría perder el juicio de la opinión pública, una oportunidad que sus oponentes no dejaría pasar. En esencia, han ganado algunas batallas, pero aún no han ganado la guerra.

Además de estas batallas legales habrá otras muchas en 2016, y durante los siguientes argumentos y casos judiciales sean duras. Si bien ambas empresas pueden estar en su derecho legal en ciertas áreas, en otras se mueven en un vacío legal donde la regulación todavía no ha llegado. Todo lo que se necesita es un mal ladrillo (o más concretamente, un proceso lega) para hacer caer toda la estructura y terminar en el suelo.

Artículo original en GeekTime.

Imágenes: Shutterstock

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies