Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

TecnoHotel | Martes 12 de Diciembre, 2017

Subir arriba

Arriba

Sin Comentarios

Cuando la formación no es suficiente

Cuando la formación no es suficiente
Vicente Romero, presidente CIDH

Cuando entras en un hotel y observas que el personal no está por el trabajo y funciones que deben hacer, siento en lo más hondo una frustración tremenda. Son detalles que puedes percibir si eres de la profesión, y te sientes mal. Te dan ganas de ponerte a ordenar y a corregir los defectos que te estás encontrando. Inmediatamente piensas ¿dónde está mi colega? ¿dónde está el director? A continuación tienes la ocasión de verlo y te das cuenta de dónde vienen los problemas.

Un director joven, con buena imagen pero poca experiencia, es lo que está generando una parte de nuestro sector: personas sin experiencia y que en principio tienen ganas de aprender y progresar, pero la situación en que se encuentra el sector y la industria en general no permiten el desarrollo de los jóvenes.  

Un director de hotel joven, que ha conseguido terminar su estudios y lograr un puesto de director, pero que debido a la desilusión en la que se encuentra por estar ejerciendo apenas sin mando y responsabilidades, no puede adquirir conocimientos.  A consecuencia de esta situación entra en desánimo; económicamente gana menos, le reducen atribuciones de director, para la propiedad mientras el hotel funcione y tengan reservas todo irá bien.

Evidentemente, hay algunos que tienen suerte y logran salir de este círculo y encontrar un hotel donde valoren al profesional y al líder que hace equipo y motiva a su gente al tiempo que corrige sus defectos. Pero es lamentable la cantidad de jóvenes con ganas de aprender y progresar en la vida que no tienen una oportunidad, cuando todos sabemos que su virtud es adquirir hábitos diarios de experiencia y recuperación en su puesto de trabajo.

Pero si un director joven cae en manos de una empresa sin escrúpulos, evidentemente no tiene la oportunidad de desarrollar sus conocimientos libremente y aprender en el día a día en su afán de superación. A consecuencia de esto, los departamentos y personal base van por libre y se deteriora la imagen del establecimiento, y del personal joven que se integra en ésta profesión cargado de ilusión por haber elegido un trabajo maravilloso. Caerá en un vicio de desidia y sufrirán las consecuencias todos: los clientes, la propia empresa y el trabajador como persona.

Las oportunidades no solo están donde hay talento sino también donde hay un espacio para poder desarrollarlo, lo que significa que hay que reinventarse cada día para lograr nuestros objetivos personales y, por supuesto, los de nuestras empresas. Es en este punto en el cual me reafirmo con la principal misión de un director: personalmente no olvido mis equipos, sin mis departamentos no se puede prosperar en ningún campo de los anteriormente mencionados. Todo esfuerzo será poco, debemos rebelarnos ante situaciones de este tipo. En la AEDH estamos para ayudar a todos los que se encuentren en situaciones similares. Juntos iremos preparando un mejor futuro.

Imágenes: Shutterstock

Vicente Romero, presidente CIDH

Vicente Romero, presidente CIDH

Presidente del CIDH
Circulo Internacional de Directores de Hotel

http://www.cidh.es/

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies