Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

TecnoHotel | Viernes 15 de Diciembre, 2017

Subir arriba

Arriba

Un comentario

Smart Tourism Business: el futuro del turismo inteligente

Smart Tourism Business: el futuro del turismo inteligente
Conchi Rodríguez, Altran España

El desarrollo de la vertiente smart tourism (englobada en el concepto smart city) ha cobrado fuerza dentro del sector turístico global. En las ciudades, los distintos agentes (gobierno y administración, empresas, proveedores y prestadores de servicios turísticos, clientes y público en general) comienzan a ver la correlación entre el posicionamiento de la marca-ciudad y su proyecto smart city.

Las nuevas soluciones basadas en la aplicación de las tecnologías asociadas a la smart city pueden ser la gran oportunidad para la mejora y la innovación de los servicios turísticos. También, los agentes sociales tradicionales (gobiernos, administraciones, ciudadanía, etc.) identifican las posibilidades de dinamizar la economía y consolidar la marca de ciudad como destino turístico. Así, ciudades que han iniciado su proyecto de smart city están articulando dentro del mismo sus estrategias de marketing place branding o lo que se conoce con el término smart destinations, ciudades que incorporan la sostenibilidad y la tecnología en todas las fases de la cadena de valor, posicionándose en el mercado turístico. Por un lado, es una oportunidad para mejorar los servicios y la experiencia del turista, trabajando en aspectos como la diferenciación, la innovación, la calidad, y la personalización de la oferta turística. Y por otro lado, un enfoque integral desde el que generar nuevas soluciones a los problemas que viene presentando el turismo en general sobre los recursos del territorio, el medio ambiente, la demografía, etc., y que preocupan a la sociedad en su conjunto.

Concretamente, el segmento del turismo de negocios es uno de los que pueden verse más beneficiados a través de la implantación de este tipo de estrategias de place branding y en los beneficios que puedan sobrevenir de la mano del concepto smart tourism. Según datos de la Organización Mundial del Turismo (OMT), de los 1.087 millones de turistas internacionales registrados en 2013, entre el 20 y el 22% se desplazaron por motivos profesionales. En 2011, España se afianzaba como el tercer país a nivel mundial con mayor número de reuniones y congresos celebrados, según el ranking de la Asociación Internacional de Congresos y Convenciones (ICCA). En ese año, más de medio millón de turistas extranjeros viajaron a España para asistir a ferias, congresos y convenciones, suponiendo ingresos superiores a los 520 millones de euros. Aunque el sector del turismo de negocios experimentó un desplome del 10,5% en 2012, a finales de año ya repuntaba un 1,9% y, actualmente, esta tendencia parece mantenerse en su recuperación.

El turismo de reuniones de negocios resulta un mercado de interés para los operadores turísticos por varios motivos. En primer lugar, porque no es estacional. Es decir, la estacionalidad es invertida a la vacacional (se viaja en temporada baja), por lo que es un producto muy importante para dinamizar el sector. En segundo lugar, se trata de un turismo de atracción hacia las grandes urbes. A nivel mundial, Londres, Bruselas, París, Nueva York, Chicago, etc., son los grandes destinos del turismo de negocios. En España, Madrid, Barcelona y Valencia. En tercer lugar, generalmente, la promoción turística del lugar donde se celebran los actos relativos a las reuniones de negocios no sólo favorece a los hoteles próximos, sino también, permite la configuración de una gran oferta de espacios de reunión (en instalaciones museísticas, en hoteles, etc.) y de eventos relacionados con los negocios.

No obstante, atraer este tipo de turismo no es tarea fácil, pues es necesario satisfacer necesidades concretas en cuanto a las infraestructuras tecnológicas (como la conexión a Internet, puntos wifi, etc.), de transporte (buena comunicación por tren, avión, carretera, etc.), y turísticas (hoteles, centros de congresos y convenciones), etc. Sin olvidar que existen otras fuerzas que afectan su capacidad para satisfacer a los clientes turísticos (influencias de la economía, el contexto tecnológico, el marco socio-político y cultural).

Los profesionales que se desplazan por negocios suelen ser empresarios, ejecutivos, comerciantes y otros profesionales (médicos, profesionales de las TIC, periodistas, fotógrafos, etc.) con un perfil entre 30 y 50 años, acostumbrados a la tecnología e hiperconectados desde distintos dispositivos móviles, canales, apps y otras herramientas a través de las cuales establecen conversaciones y relaciones por todo el globo; una proporción significativa con un alto poder adquisitivo y que gastan más de promedio que el turista común ya que consumen servicios turísticos de cierta calidad con el fin de optimizar su tiempo durante el viaje. Además, cuando viajan preparan su viaje recabando información sobre su destino, estableciendo relaciones y contactos, así como recopilando aplicaciones y otros recursos que puedan facilitar su estancia. De esta manera, se establece una relación de interconexión digital de carácter directo entre el smart tourist y la smart city (smart destination).

Para satisfacer las necesidades de estos profesionales en sus jornadas de trabajo fuera de la oficina, el equipo de Altran está trabajando en el desarrollo de una aplicación que tiene como objetivo principal facilitar la interacción del turista con aquella información que le es sensible en la ciudad, mejorando así la experiencia de viaje de este tipo de perfiles. Para que esta aplicación de movilidad se haga realidad y esté perfectamente enclavada en los requerimientos de la smart city se necesitaría partir del concepto ciudadano-sensor, pudiendo recopilar, analizar y explotar datos generados a partir de los sensores que poseen los dispositivos móviles que todos portamos encima. Además, esta aplicación actuará también con el medio próximo para, utilizando API de datos abiertos, mostrar los diferentes servicios que hay alrededor de la posición del usuario ofreciéndole interesante información sobre servicios tales como: puntos wifi, estado del tráfico, paradas de taxis, etc. Y, por último, la funcionalidad basada en tecnología de realidad aumentada que permite al usuario dirigirse de manera directa a algunos de los puntos de interés marcados y obtener información por medio de marcadores distribuidos a lo largo de la ciudad.

Las fuentes en la materia apuntan que este perfil de turista experimentará un crecimiento mantenido y que vendrá a producir importantes cambios en el sector turístico. Según el informe Future Travellers Tribes 2020, elaborado por Henley Centre HeadlightVision y Amadeus, los profesionales itinerantes y los ejecutivos internacionales son dos de los segmentos o grupos de viajeros que transformarán la industria del viaje en las próximas décadas. Considerando los beneficios tanto económicos como intangibles de la marca-ciudad que puede reportar a una smart city, es importante responder las necesidades de cada uno de estos para atraerlos. Aplicaciones como la descrita sobre la que está trabajando Altran pueden ser la clave para hacerles más amigable la ciudad que visitan pudiendo aprovechar mejor en ella su tiempo.

Imagen Smart Tourism vía Shutterstock

Conchi Rodríguez, Altran España

Conchi Rodríguez, Altran España

Conchi Rodríguez es consultora en Altran España.

http://www.altran.es/

Comentarios

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies