Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

TecnoHotel | Domingo 17 de Diciembre, 2017

Subir arriba

Arriba

Sin Comentarios

Rusticae: "a la buena vida"

Un sueño y el amor por la buena vida llevaron a dos emprendedoras, Isabel Llorens y Carlota Mateos, a crear Rusticae hace ya 15 años. En ese tiempo este club de establecimientos rurales con encanto se ha posicionado en lo más alto de su sector, cuenta con casi 200 hoteles colaboradores, está presente en cuatro países y en la actualidad planea incluso irse a Croacia a expandir su modelo y enseñar su know how. 

Isabel Llorens y Carlota Mateos, fundadoras de Rusticae

Rusticae es un club que recoge hoteles rurales y restaurantes especiales, que destacan por su atención, su cuidado de los espacios, el entorno en el que se encuentran, etc. Así, se crea un listado de establecimientos miembros que se puede consultar en la página web de la compañía o en la guía que publica cada año. De esta manera, los clientes tienen la certeza de que elegir cualquiera de esos establecimientos es una apuesta segura.

«La calidad es una perceción personal que vive en todos nuestros hoteles. Rusticae, The Goodlife Company, es un club selecto al que sólo acceden pequeños hoteles con carácter que se inspiran en el arte de vivir», explica Isabel Llorens, una de sus fundadoras. Y es que en esta empresa auditan cada hotel candidato en busca de los rincones más agradables, el servicio más cercano y un lujo entendido como una forma de disfrutar de ese diálogo con las sensaciones. Por eso, en la admisión de nuevos hoteles el criterio de las auditorías no se ve tan condicionado por las categorías de los establecimientos como por un cierto feeling.

Por el lado objetivo cuenta con un manual de calidad interno que reúne las exigencias mínimas para este tipo de establecimientos. Ahí determinan por ejemplo el tipo de ubicación que debe tener el hotel (nunca en una zona ruidosa), la calidad de la lencería de cama o el tipo de desayuno artesano que nunca debe faltar. En el ámbito de la subjetividad se encuentran aspectos no cuantificables, como la coherencia en el diseño, su singularidad, el ambiente o la atmósfera que se respira en el hotel.

«Al principio nosotras hacíamos la búsqueda activa de los establecimientos y al cabo de unos años empezamos a recibir muchas más peticiones de adhesión al club que incorporaciones proactivas nuestras», narra Carlota Mateos, la otra fundadora de Rusticae. Y efectivamente, cada año les llegan más de 200 solicitudes de incorporación al club. En un primer análisis, del que el sitio web de cada hotel o la recepción de fotografías es un referente, se rechaza a la mayoría. A los que sí tienen visos de ser acordes con la filosofía de Rusticae, unos 30 anuales, se les visita para auditoría, que es el elemento definitivo para la eventual admisión. Además mantienen un ritmo de una auditoría de incógnito cada dos años por hotel y reciben también cientos de cuestionarios de satisfacción de clientes.

Visión de negocio

España, Portugal, Marruecos y Argentina son los países en los que de momento está presente Rusticae. La empresa cuentan actualmente con 197 hoteles adheridos al club y 109 restaurantes. Además han ampliado su negocio a la oferta formativa, participan en cursos y másters de temática hostelera.

Otro punto que han tocado es el «trivertising», un nuevo concepto de comunicación, que se basa en dar a conocer un producto o servicio a través de su prueba o degustación. Así, en Rusticae han descubierto el potencial que tienen sus hoteles como soporte publicitario de este tipo para marcas de prestigio.

En cuanto al secreto que hay detrás de que todas estas iniciativas hayan funcionado Carlota Mateos comenta que «vivimos un momento complicado por el exceso de oferta, la paralización de la demanda interna y la guerra de precios, pero para Rusticae lo principal es la capacidad de singularizarse». Y añade: «La singularidad es también sinónimo de experiencias y el turismo con encanto se construye alrededor de éstas. Competir en un mercado como el actual, donde las dañinas guerras de precio se han convertido en una constante que ha generado consumidores orientados a precio, exige justificar bien qué se vende, cuál es su valor diferencial y por qué vale lo que vale».

España exportará a Croacia su experiencia en turismo con encanto

Rusticae, en consorcio con Transmadrid y Estudio Lanzarote, participará en el desarrollo de un Plan Marco para la creación de una cadena de hoteles con encanto en la ciudad de Dubrovnik, en Croacia. Esta cadena hotelera se materializará a través de una propuesta de rehabilitación y restauración de edificios históricos y culturales que queden protegidos como establecimientos de hostelería. Tras la firma del acuerdo con el gobierno de la ciudad, arranca la primera fase para la identificación de edificios que puedan beneficiarse del plan. En principio, las villas de verano de Dubrovnik y los Castillos de Zagorije serán los primeros en formar parte del plan.

El proyecto, que cuenta con el apoyo del gobierno de España con la intención de dar a conocer en Croacia el know-how español en materia de turismo, arquitectura, ingeniería y diseño, tiene como objetivo poner en valor el Patrimonio Histórico con la recuperación de estos edificios sin uso actual e introducir un modelo de gestión público-privada para lograr la autosuficiencia de la red.

Dubrovnik es uno de los destinos emergentes más potentes de los últimos años y cuenta con distintos elementos que hacen factible la implantación de una cadena de estas características. En primer lugar, la propia situación de los edificios en desuso con lagunas de titularidad que están sufriendo deterioro con el paso del tiempo. En segundo lugar, Croacia está marcada por su estacionalidad como destino y precisamente la oferta de los hoteles con encanto es un motor de estabilidad y activación de la demanda doméstica e internacional. Por último, los proyectos de reconversión del patrimonio son activadores socioeconómicos y atraen clientes con un perfil de gasto alto y generan puestos de empleo.

POTENCIAL DE ARRASTRE EXPORTADOR

Como parte fundamental del plan se encuentra el potencial de arrastre exportador para la internacionalización de las empresas españolas y el aval de España como referente turístico en saber hacer, servicios y productos de calidad. En una primera fase, los productos textiles, de mobiliario y de decoración, así como empresas de restauración y construcción, podrían ser beneficiarias del arrastre exportador. En segundo lugar, la gastronomía española es un bastión en la cocina internacional, tanto por sus apreciados productos como por la elaboración de los platos. Por tanto, puede constituir una oportunidad de negocio introducirse en el sector turístico croata que goza de la visita de muchos turistas europeos que ya conocen y valoran nuestra cocina y que apreciarán poder disfrutarla incluso fuera de territorio español, sin olvidarnos de la introducción de estos productos en el mercado local.

Igualmente, la rehabilitación de edificios patrimoniales puede abrir las puertas a la participación de empresas constructoras españolas, que son de las más fuertes en las licitaciones de obras civiles.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies